La muerte de Al Zarqaui sacia la sed de venganza

Leo por aquí que la Comunidad Internacional celebra la muerte de Al Zarqaui, el líder de Al Qaeda. Así nos venden la moto: “Cada vez que aparezca otro Zarqawi, lo mataremos,” subraya Nuri al Maliki, primer ministro iraquí. Después de escuchar y ver algunos informativos, efectivamente, primero Maliki suelta que ellos matarán; acto seguido, aparecen los principales líderes de la Comunidad Internacional, aplaudiendo el bombardeo y su muerte. Nadie se “acuerda” que los terroristas son perseguidos para ser juzgados, para que se les aplique el derecho internacional. Llego a la conclusión que no se quiere juzgar a los terroristas, sino matarlos, y esto es muy grave, ya que nos adentramos en la más pura venganza, al más viejo estilo ojo por ojo (y todos ciegos).

Ayúdanos a compartir este texto