Cambio climático: todavía estamos a tiempo. Actúa.

Ya hay fumata blanca. Las deliberaciones del IPCC han alcanzado un acuerdo en el documento “Informe de Síntesis sobre el actual estado de conocimiento del cambio climático” (pdf). Las conclusiones las ha presentado el Secretario General de la ONU:

    • El calentamiento del clima es inequívoco, y ya es evidente por el aumento de la temperatura media global del aire y los océanos, la amplia fusión del hielo y la nieve y el aumento global del nivel del mar.
    • Existen impactos, como el aumento del nivel del mar, que ya son inevitables y durarán siglos.
    • El cambio climático es obra del hombre ser humano.
    • Reducir e invertir estas amenazas es el reto que define nuestra época.
    • Hay medios reales y asequibles para hacer frente al cambio climático.
    • Con una acción concertada y sostenida ahora todavía se podrán evitar algunos de los supuestos más catastróficos que apuntan las previsiones científicas.
    • Se hace un llamamiento a que en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebra en Bali, en el mes de diciembre, haya “progresos reales” y los países avancen para cerrar en 2009 un acuerdo que sustituya al de Kioto.
    • El cambio climático afectará muy especialmente a los países en desarrollo [los pobres]. No podemos dejar que eso suceda.
    • Los países industrializados [los ricos] tienen que seguir al frente de la lucha contra el cambio climático. Pero al mismo tiempo no podemos dejar pasar por alto la realidad de que no puede haber soluciones posibles si los países en desarrollo no participan en ese esfuerzo.
    • Para las reducción de emisiones que piden los científicos del IPCC será necesario el compromiso de los grandes países emisores: China, India, Brasil, Estados Unidos.

Ya no hay escusas. A partir de este documento, la acción política tiene un papel de máxima responsabilidad. Sabemos con exactitud, sin alarmismos ni demagogia, lo que hay que hacer. La acción social y ciudadana debe de estar atenta, lo hacemos con los objetivos del milenio y ahora nos toca exigir hechos contra el cambio climático.

Ayúdanos a compartir este texto