ERE que ERE

Hoy vamos hablar de un nuevo ERE planteado. Es la empresa MANN+HUMMEL Ibérica, con plantas en Zaragoza y Gavá (Barcelona). Son ya muchas las atrocidades que se están cometiendo contra la clase trabajadora. Vamos a denunciar, con datos objetivos, extraídos de las memorias -públicas- de las empresas, cómo están aprovechando los EREs como una medida de socializar las pérdidas. Por supuesto no hicieron lo mismo con los beneficios. ¿Qué tipo de ética es esta? ¿Conocen acaso el concepto de responsabilidad social? El caso de esta empresa no es aislado. Es uno más de tantos.

En el año 2007 la empresa obtiene un resultado del ejercicio de 9 millones y medio de euros (beneficios después de impuestos). Lo sorprendente es que, ese año, el Consejo de Administración propone al Accionista Único la siguiente distribución de Resultados (Memoria del ejercicio 2007, pág. 2): además del beneficio citado, se reparten otros dividendos por más de 32 millones de euros extraídos de las Reservas voluntarias de la empresa. En total, 42 millones de euros que el Accionista Único percibe en 2008.

Si esto no fuese suficiente, la empresa pertenece a un grupo del cual tiene participaciones, con la tenencia del 94,6% y del 100%, de las acciones de Mann+Hummel Argentina y Mann+Hummel Brasil. Pues bien, en 2007 los dividendos recibidos por estas participaciones son, respectivamente, de 160 mil euros y de 5 millones de euros.

En total, en 2007 hay un reparto de dividendos (del que, por supuesto, no participan los trabajadores) de casi 50 millones de euros.

En la memoria de 2008, última disponible, se obtiene un resultado negativo de poco más de 3 millones de euros. Ahora, cuando se producen estas pérdidas, la solución propuesta por la empresa es desprenderse de sus trabajadores. ¿No fueron ellos quienes produjeron sus ganancias? A eso se llama socializar pérdidas y apropiarse individualmente de los beneficios.

Desearíamos que la Administración, última responsable de aceptar o no los EREs, no contribuya a esta política anti-social y totalmente al servicio del capital.

Ayúdanos a compartir este texto