Los derechos humanos de las familias

 

Artículo 16 | 1. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.
2. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse el matrimonio.
3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

 

Un año más, y van 63, se remarca la importancia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su día más internacionalizado. El pasado año subrayé el artículo 23 que referencia el trabajo humano. En esta ocasión, lo hago con el artículo 16, quizás uno de los menos referenciados de los treinta que componen la declaración y estrechamente vinculado al 23. La familia, en cualquiera de sus diversidades, tiene fuertes amenazas por las dificultades para la compatibilidad entre vida familiar y vida laboral (más si cabe ahora por la carencia de ingresos que la sustenten).

Yo, me declaro defensor de los derechos humanos y por eso reclamo los derechos familiares de las personas: derecho a ser madre y padre; a formar, mantener y desarrollar una familia; a cuidar a las personas mayores; a educar a los hijos e hijas; a cultivar las relaciones de pareja; a una jornada de trabajo compatible con la vida familiar; a desarrollar la propia vocación; a tener un compromiso político, sindical, social o cristiano; a no sufrir ningún tipo de penalización por causa del ejercicio de estos derechos; a recibir la ayuda necesaria que garantiza el ejercicio de los derechos familiares de las personas.

Y exigo los derechos sociales de las familias: Derecho a que la organización del trabajo respete la vida familiar; a un trabajo digno; a un salario justo y suficiente; a una red de prestaciones sociales que garantice la vivienda, la educación, la salud, el paro, la invalidez y la jubilación.

Ayúdanos a compartir este texto