Notas al hilo de la #reformalaboral 2012

 

El gran ataque de la reforma laboral es al equilibrio de fuerzas en las relaciones laborales. Y eso es pura ideología.

No es el despido -que también- es la indefensión. Más ideología.

Más poder para una de las partes en las relaciones laborales es más involución es más sumisión.

La reforma laboral etiqueta a los desempleados como «fraudulentos» y por ello, se les aplica «trabajos comunitarios».

El fraude no lo hace el trabajador-a. Es el empresario quien tiene la obligación de poner un contrato encima de la mesa

No se incentiva la cultura del acuerdo colectivo. En dos años, se extingue el convenio.

El escaso ya, tejido productivo de este país son pymes. ¿Negociar qué…?

El Partido Popular y el Gobierno de España con esta reforma laboral se alejan del trabajo decente para una vida digna.

Me pide sacrificios como trabajador y a cambio les den más poder a los empresarios. ¿Esto es un gobierno justo?

Ayúdanos a compartir este texto