Comienza un nuevo ataque contra las organizaciones de trabajadores y trabajadoras

Ayer comenzó, por parte de la derecha política, la campaña de engaños y de agresiones contra las organizaciones de los trabajadores y las trabajadoras. A lo largo de los próximos días, conforme suba el termómetro social de rechazo a la reforma laboral se les sumaran aliados mediáticos. Comienza una nueva batalla dialéctica e ideológica cuyo objetivo es debilitar la representatividad y el derecho, de los trabajadores y las trabajadoras, a través de sus organizaciones y de la negociación colectiva.

Cospedal (PP): «nadie entiende que hayan estado callados durante siete años viendo como se incrementa el paro y que hoy protesten porque los empresarios puedan decidir cómo salvar su futuro en vez de cerrar una empresa». (…)

(…) si los sindicatos protestan «porque pierden su capacidad de influencia en todas y cada una de las empresas de este país«. «Si no fuera eso lo que están defendiendo, ¿cómo es posible que se opongan a que se cree un contrato indefinido con protección o que digan que no a deducciones fiscales por contratar a menores de 30 años?», ha dicho.

Oriol Pujol (CiU) , reprocha a los sindicatos que se oponen a la reforma laboral su «espíritu excesivamente conservador e inmovilista«.

Esperanza Aguirre (PP):  los sindicatos «son anticuadas, reaccionarias y antisociales» y «la prueba es que en estos años en los que el paro subía de forma desmesurada, los sindicatos han estado callados y ahora cuando se le pone remedio, amenazan con huelga general», ha criticado.

 

(Conforme se vayan produciendo, las incorporaremos a este texto. Se admiten ayudas; apúntalo en los comentarios o citanos en twitter @otromundoesposi).

Ayúdanos a compartir este texto