Ikea, segundo caso de espionaje

El comité de empresa en Francia ha denunciado a la compañía por «presunto espionaje de sus trabajadores y clientes desde 2003». El nuevo escándalo lo publica el satírico semanario independiente ‘Le Canard Enchaîné‘. Entre los tejemanejes puestos a la luz está un acuerdo con una empresa privada de seguridad para espiar desde los archivos de la policía. La empresa se hace la sueca, e intenta apagar este incendio con una investigación interna (?). El diario pone de manifiesto las distintas consultas sobre trabajadores y trabajadoras, miembros del sindicato y sobre clientes que «incomodaban» a la multinacional.

Ikea ya tuvo en Alemania, un caso de similares características y que publicamos aquí en abril de 2008. La acusación fue de explotación y espionaje a sus trabajadores y trabajadoras. Por aquel entonces se atribuía a «casos aislados», hoy parece improbable volver a reiterar aquella coartada. El caso de espionaje de la multinacional sueca es reincidente y, si se demuestra, ilegal.

***

«Ikea exige todo de sus trabajadores: flexibilidad absoluta y esfuerzo físico hasta la extenuación. Estar enfermo no es una opción. Estamos a un nivel similar al de los comienzos del capitalismo»

«Los que padecen alguna enfermedad, los de edades avanzadas y las madres solteras serían los blancos preferidos de este espionaje»

«A los empleados a tiempo parcial, “les retiran las cartillas de la seguridad social para impedir que puedan buscar un segundo trabajo”».

«El comité de empresa es considerado el ‘adversario’ para los cargos medios, a los que se les imparten seminarios centrados en cuestiones jurídicas, que les enseñan cómo actuar contra los representantes sindicales».

Christina Frank, del sindicato aleman ver.di (2,5 millones de trabajadores afiliados).

Ayúdanos a compartir este texto