¿Finlandia? mejor Eslovaquia #cuestióndeeducación

@FrancescJHdez | Vía Levante-EMV (09.05.2012)

Si digo «éxito educativo», usted pensará «Finlandia». Ciertamente, esta república de cinco millones de habitantes obtiene los mejores resultados en las pruebas PISA, pero sólo el 84% de su gente entre 20 y 24 años tiene finalizada la educación secundaria superior (bachillerato o ciclos formativos de grado medio). En nuestro caso, el porcentaje es muy bajo, del 61%. Pues bien, en lugar de Finlandia, voy a proponerle otro país como sinónimo de «éxito educativo»: Eslovaquia. Este país centroeuropeo, también de cinco millones de habitantes, tiene el porcentaje mayor de toda la Unión Europea de población entre 20 y 24 años con la educación secundaria superior finalizada: el 93%.

¿Por qué Eslovaquia ha conseguido estos resultados tan envidiables? Si analizamos sus datos educativos veremos que las calificaciones de sus estudiantes  en las pruebas PISA son muy parecidas a las del nuestro. Eslovaquia: 488 puntos; aquí: 484. Por lo tanto, ahí no puede estar la diferencia. Buscamos otras razones. Aquí, casi todos nuestros niños y niñas están escolarizados a los cuatro años, mientras que allí sólo lo está un 75%. La duración probable de la escolarización es aquí de 17 años, mientras que en Eslovaquia es de 16,5. Por tanto, tampoco, no parece que los altos porcentajes de juventud con formación derivan de estudiar más o pasar más tiempo en la escuela. Usted se preguntará: ¿son el dinero invertido? Pues, tampoco. El gasto medio por estudiante en Eslovaquia es de unos 3.500 euros, la nuestra es casi de 7.000 (no entramos ahora en cómo se gastan aquí el dinero).

¿Dónde está el secreto? Claro y raso: en la igualdad entre sus habitantes. Los países que, como Eslovaquia, tienen más igualdad interna también presentan más población joven con la secundaria superior cursada. La correlación entre los indicadores de igualdad y el porcentaje de jóvenes con estudios secundarios superiores finalizados es elevadísima, entre el 71% y el 80%. Ninguna otra variable didáctica presenta correlaciones tan elevadas. Es por ello que otros países con una notable igualdad interna, como Eslovenia, la República Checa o Dinamarca, también obtienen porcentajes elevados de juventud con la secundaria superior finalizada. Los porcentajes más bajos, sin embargo, los presentan aquellos países con índices de desigualdad mayor, como es el caso de Portugal o España, que están, recordemos, entre los países más desigualitarios de la Unión Europea.

Señoras y señores, los datos son irrefutables. Si un gobierno quiere tener mejores resultados educativos, debe afanarse en construir una sociedad más igualitaria, que es justo lo contrario de lo que hacen por aquí. La política del PP de favorecer a los grandes capitales o perdonar impuestos a los ricos mientras que rebaja salarios y sube impuestos a la clase trabajadora y los pensionistas, incrementa las desigualdades y hace prever que continuaremos yendo muy por detrás también en educación y formación. ¡Basta de improvisar reformas educativas, culpabilizando al profesorado y al alumnado! Lo que hace falta es reducir las desigualdades sociales. Por lo tanto, si usted escucha “éxito escolar” pienso en Finlandia, o mejor en Eslovaquia, pero olvídese de nuestro país mientras continúan estas políticas.

Ayúdanos a compartir este texto