Hacer visibles las brechas… #8deMarzo #hartasdeprecariedad

En 1909, hace más de un siglo, 15.000 mujeres marcharon en Nueva York para exigir la reducción de la jornada laboral, mejores salarios y el derecho al voto. Una alianza entre obreras y sufragistas que eclosionó dos años más tarde, cuando 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes, perecieron bajo las llamas en el trágico incendio de una fábrica de camisas en esa misma ciudad. Fue tal el impacto, que provocó importantes cambios legislativos.

Esos son nuestros orígenes, el de mujeres valientes que se plantaron contra la realidad de explotación y de discriminación que sufrían. Una corriente que fue creciendo y contagiándose, tomando una dimensión internacionalista.

Si os fijáis, la situación tampoco ha cambiado tanto desde aquellas reivindicaciones. Se ha incrementado la brecha salarial en nuestra comunidad, las mujeres cobramos un 34% menos que los hombres; la que consigue trabajar fuera de casa hace equilibrios con la triple jornada; estamos empleadas en los sectores más precarizados; seguimos infrarrepresentadas en todos los ámbitos, incluido el de la política, y, en lugar de morir en una fábrica de ropa de Nueva York, lo hacemos en Bangladesh.

Hacer visibles las brechas que aun persisten no significa que nos guste ir de agoreras. Las nombramos porque son una realidad que algunos se empeñan en ocultar. Las nombramos porque las queremos atajar. Y no las combatimos cada una por libre, hemos cogido el testigo de aquellas neoyorquinas y seguimos en marcha, impregnando el camino de violeta.

 

Manifiesto leído en una plaza cualquiera con motivo del 8 de marzo de 2015, día internacional de la mujer trabajadora.

#hartasdeprecariedad

Ayúdanos a compartir este texto