Pau

Chicas y chicos, me ha tocado a mí presentar a mi hermanito Pau.

Aunque ha pasado más de un mes desde que nació, las buenas noticias da igual se presenten cuando se presenten, no son esclavas de las audiencias, y ésta es una buena noticia. A mi hermanito le corresponden ni más ni menos que las mismas dosis de amor y solidaridad que me tocaron a mí. No estoy preocupada por eso, pese a las dudas de mis progenitores en eso de los celos. Mientras me sigan haciendo protagonista de nuestros momentos, todo tiene que ir bien.

Parece que eso de ser el segundo pueda restarle novedad a la crianza, pero os aseguro que le queremos y acogemos como si fuera único, cada persona lo es.

Comer, soñar y quitarles horas de descanso a papá y mamá es su principal objetivo. A Pau ya lo conoce mucha gente y ahora lo presento en esta bitácora, justificando en cierto modo, la notable ausencia de mi padre. Él dice que todo volverá a su cauce cuando la nueva situación se normalice.

Que sí, que sí, ya sé que hay algún tio que ha adelantado la noticia, pero es que es gente estrechamente ligada a mi amplia casa y está justificada la reacción -un beso-. También mis tias de Valencia le han regalado este dibujo a juego con “la estrella de Violeta” que cuelga en mi habitación desde hace más de dos años -gracias guapízimas-.

Es parte de mi educación que la hermana mayor empiece a hacerse cargo y presente a este mocoso. Así que, una vez hecho-y mientras se agarra a la teta de mamá-, me voy a pedir un zumo y a ver si cuela y nos vamos a jugar a la playa.

Besos de Violeta y de parte de Pau, que tengan sueños de paz.

Ayúdanos a compartir este texto

Violeta

Hola soy Violeta, la razón por la que mi padre lleve desde el sábado sin poder estar con vosotros en la bitácora. Tan pequeña y con tanto poder para cambiar la vida de tanta familia, que incluso en algunos momentos me aprovecho de ello. Vine a este mundo sin mayores problemas, que los sufridos por cualquier otra mujer. Desde que estoy aquí, me dedico a mamar, dormir y escuchar. Dicen que me parezco a papá, aunque eso todavía está por ver. Mis padres ya me han contado cosas de las que estoy muy orgullosa. Soy la primera hija, tengo abuelos y 3 bisabuelos, tantos tios y tias que no me atrevo a contar, primos y primas… Además tengo dos familias muy importantes para mis padres, que yo intentaré conocer, la familia cristiana concretada en la JOC y la HOAC y la familia obrera, y por lo que he oído en este tiempo, están muy comprometidos y orgullosos de pertenecer.

Me cuentan que a mis padres les han ayudado mientras yo crecía en el útero de mi madre. Los gestos de solidaridad, apoyo y compromiso de unos y otras, es una de las claves de mi futura educación. Que de la práctica de estos valores, yo tengo ahora muchas cosas que me sirven y me ayudan en estos días de mi vida. Pues no puedo más que daros las gracias. Han venido muchos amigos y amigas a vernos y quedan todavía por venir. Yo quisiera veros a todos, aunque ya sabeís que me dedico a comer y a dormir, pero si me habláis seguro que os escucho… quiero aprender de cada uno-una de vosotros-vosotras, así que venir con esa licencia y espíritu. Quiero ser yo misma y contribuir a cambiar el mundo y quiero que me ayudéis.

Espero poder escribir más en la bitácora de papá, aunque él está maquinando otras cosas… aunque cabreé a mi mamá. Bueno me voy a coger de su pecho. Que os vaya bonito en el día de hoy. Besos de Violeta.

Ayúdanos a compartir este texto