Retos para la izquierda

Su destino es transformar la realidad y no limitarse a administrar lo que hay. Y cambiar la situación hoy es enfrentarse a tres grandes retos que solo son alcanzables con el ensanchamiento de la democracia. El primero, dirigir desde la política, la democracia y el interés público el proceso de globalización, lo que supone afrontar la cuestión del poder financiero. Este ha adquirido tal volumen y dominio que tiene que responder al interés general por medio de un modelo “público-privado” y no solo privado como ahora. Porque el destino de los bancos no afecta solo a los accionistas sino a la ciudadanía en su conjunto.

En segundo lugar, no es realista pretender sostener el Estado de bienestar -conquista irrenunciable- con la actual fiscalidad. Un sistema impositivo suficiente y justo es la base de cualquier política progresista. No hay redistribución que valga sin aumentar los impuestos a los más pudientes, a las grandes fortunas y capitales, sin gravar las transacciones financieras internacionales, combatir la evasión fiscal, los paraísos fiscales, la economía sumergida. La disyuntiva es o mayor capacidad fiscal o recorte de gastos sociales e inversión para reducir deuda, que es lo que se está haciendo. Mientras los Estados estén endeudados dependerán de los acreedores y estos impondrán políticas antisociales.

Por último, convendría perfeccionar la actual democracia con nuevos instrumentos de participación. Amplios sectores de la sociedad, en especial los jóvenes, están inmersos en otra lógica, con otros códigos, digitales y horizontales, que circulan por ámbitos diferentes. O conseguimos insertar estas nuevas realidades en la democracia existente, facilitando el diálogo y la participación que las nuevas tecnologías permiten, o esta se ira agostando.

En conclusión, la izquierda debería apostar por ensanchar la democracia; por el control de las finanzas por la política y porque los pudientes paguen más impuestos para sostener el Estado de bienestar.

Este texto es un extracto de la tribuna que firma Nicolás Sartorius, en mi opinión, una de las voces “autorizadas” para hablar del diagnóstico y los restos inmediatos de la izquierda en España. Puedes leer el texto completo titulado “¿Qué le pasa a la izquierda?” Vía @el_pais.

Se abre el debate.

Ayúdanos a compartir este texto

Pérdida de confianza en el orden actual

Leonardo Boff | Vía Koinonía

En la perspectiva de las grandes mayorías de la humanidad el orden actual es un orden en desorden, producido y mantenido por las fuerzas y países que se benefician de él, aumentando su poder y sus ganancias. Este desorden se deriva del hecho de que la globalización económica no ha dado origen a una globalización política. No hay ninguna instancia o fuerza que controle la voracidad de la globalización económica. Joseph Stiglitz y Paul Krugman, dos premios Nobel de economía, critican al presidente Obama por no haber puesto freno a los ladrones de Wall Street y de la City en vez de rendirse a ellos. Después de haber provocado la crisis, todavía fueron beneficiados con inversiones mil millonarias de dinero público. Y volvieron, airosos, al sistema de especulación financiera.

Esos excepcionales economistas son óptimos haciendo análisis pero mudos presentando salidas a la crisis actual. Tal vez, como insinúan, por estar convencidos de que la solución a la economía no está en la economía sino en rehacer las relaciones sociales destruidas por la economía de mercado, especialmente la especulativa. Esta no tiene compasión y está desprovista de cualquier proyecto de mundo, de sociedad y de política. Su propósito es acumular al máximo y para eso tiene que someter estados, quebrar legislaciones, flexibilizar leyes de trabajo, y fundar economías nacionales, obligando a los países en crisis a privatizar todo lo que es vendible, lanzando al pueblo a pobreza y la desesperación.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

Dinero y recortes

Por aquí se mueve dinero ►  Las transacciones especulativas, incluyendo los derivados financieros, aportaron a los bancos 605 billones de dólares en 2010, lo que representa 10 veces el PIB mundial [OCDE, pdf]. Según las autoridades especulativas, esta pasta está prácticamente libre de impuestos.

Y por acá se realizan recortesPlan de gobernanza económica y pacto del Euro.

El que no haya todavía una aportación de esas ganancias a la economía real es por la falta de un acuerdo político global que haga posible una justa tasa sobre las transacciones económicas. Y no lo hay por dos motivos fundamentales: existe una mayoría ideológica que está de acuerdo en esta doble injusticia (sin impuestos y sin derechos) y, dos, todavía falta más presión social para que pueda ser una realidad. No es conciliable exigir más ajustes habiendo una capacidad manifiesta de ingresos. La próxima cumbre del G20 (noviembre 2011-Francia) debe de ser el lugar para hacer visible esta reivindicación. Sarkozy es un apasionado defensor de esta tasa.

Ayúdanos a compartir este texto

El poder de la gente, para mejorar el bien común

Una visión política muy subjetiva del 15M (democracia real ya!, acampadasol, spanishrevolution…)

I. El pasado 15 de Mayo (#15M en twitter) en España se desarrollaron medio centenar de convocatorias de concentraciones y de manifestaciones. Muchas de ellas muy significativas y participadas con miles de personas que comparten un estado personal común: están cabreadas y con razón. Son jóvenes, mayores, mujeres… gente que viene del movimiento sindical, militantes cristianos, de asociaciones de vecinos, del movimiento feminista, del ecologista, de organizaciones políticas y, como no, gente no adscrita a ningún movimiento. Es gente cabreada con la situación política y social actual, desde quienes no comparten las reformas estructurales derivadas del “ajuste”; quienes no toleran la corrupción y sus formas; gente que rechaza la ley “sinde”; que aspira a otro orden social. Son todas ellas expresiones legítimas y justas, cuya aspiración mayor es mejorar el bien común.

Estas sensibilidades han coincidido en encontrarse en un lugar común (eu-topia): con una convocatoria ausente de siglas, con un mensaje común que recoge todas esas aspiraciones (democracia real, ya!) y un formato que, aunque no es nuevo, si es extraordinariamente mediatico: las redes sociales, fundamentalmente a través de facebook y twitter. Opera, se construye, se ayudan y se decide en este entorno. Salieron y tomaron la calle.

II. La izquierda política y social está llamada a, no solo ver y escuchar todo este movimiento, sino a interpretar lo que está pasando para mejorar ese bien común. Digo la izquierda, coincidiendo con otras visiones, porque es un lugar común que le pertenece a la izquierda: la mejora de la democracia ha sido, es y será una acción política permanente que abanderar. Está entre sus valores; es innato a la izquierda social y política mejorar nuestra imperfecta democracia en todas sus dimensiones: desde las asociaciones de vecinos y vecinas, pasando por la democracia en las empresas, por la construcción de las ciudades, comunidades, estados y proyectos supranacionales. ¿Les suena calle-manifiesto-asamblea-crisis-democracia? ocurrió antes y está ocurriendo ahora.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

Contra la corrupción política

¿Sería posible un pacto de Estado que contara con la participación de los partidos políticos, las organizaciones sindicales y sociales más representativas?

Erradicar la corrupción política es uno de los principales desafíos de nuestra democracia. Disponer un acuerdo de este tipo serviria para excluir de la “plaza pública” a aquellos y aquellas que hayan sido condenados y a la suspensión temporal -hasta que haya sentencia- de quienes estén imputados para ejercer cualquier cargo público o para la militancia en organizaciones democráticas.

Ayúdanos a compartir este texto

El mundo no es más seguro

(…) tras el asesinato de Bin Laden. Es más seguro porque los vientos de la libertad soplan a través de Medio Oriente. Si Occidente trata a los pueblos de esta región con justicia en vez de poderío militar, Al Qaeda se volverá tan irrelevante como lo ha sido desde que comenzaron las revoluciones árabes. (…)

Ayúdanos a compartir este texto

Schengen

 


Es puro cinismo que la UE brinde por las revoluciones árabes y se niegue a ayudar a los inmigrantes.

 

Actualizo 09.05.2011 | Estamos consternados y avergonzados de tanta inmoralidad: “Militares de la OTAN deja morir de hambre y sed a 61 personas

 

Javier de Lucas. De su artículo “Trenes que no cruzan fronteras“. Una crítica imprecindible ante la calamitosa actuación de algunos políticos de la Unión Europea, a proposito de la llegada al continente de personas procedentes de procesos de liberación de regímenes autoritarios.

Ayúdanos a compartir este texto

El gran reto de este siglo XXI


El gran reto de este siglo XXI es configurar un orden mundial nuevo en el que los derechos humanos constituyan realmente la base del derecho y la política.

Jürgen Habermas, Boaventura de Sousa Santos, Francisco J. Laporta, Nicolás López Calera, Manuel Atienza, William Twining, Robert Alexy, Luigi Ferrajoli, Elías Díaz, Neil MacCormick, Paolo Comanducci, Zhan Wenxian, Uma Narayan, Larry May y otros participantes en el 22º Congreso Mundial de Filosofía Jurídica y Social – 2005. [Declaración de Granada sobre la Globalización | Derecho y justicia en una sociedad global]

Ayúdanos a compartir este texto