El EZLN honra a Samuel Ruiz «Tatic», obispo comprometido con los pobres

(..) no sólo destacó en un catolicismo practicado en y con los desposeídos, con su equipo también formó toda una generación de cristianos comprometidos con esa práctica de la religión católica. No sólo se preocupó por la grave situación de miseria y marginación de los pueblos originarios de Chiapas, también trabajó, junto con heroico equipo de pastoral, por mejorar esas indignas condiciones de vida y muerte.

Lo que los gobiernos olvidaron propositivamente para cultivar la muerte, se hizo memoria de vida en la diócesis de San Cristóbal de Las Casas.

(..)  no sólo se empeñaron en alcanzar la paz con justicia y dignidad para los indígenas de Chiapas, también arriesgaron y arriesgan su vida, libertad y bienes en ese camino truncado por la soberbia del poder político.

(…) tendrán un lugar especial en el moreno corazón de las comunidades indígenas zapatistas. (…)

En el EZLN, católicos y no católicos, creyentes y no creyentes, hoy no sólo honramos la memoria de Don Samuel Ruiz García.

También, y sobre todo, saludamos el compromiso consecuente de l@s cristian@s y creyentes que en Chiapas, en México y en el Mundo, no guardan un silencio cómplice frente a la injusticia, ni permanecen inmóviles frente a la guerra.

Se va Don Samuel, pero quedan muchas otras, muchos otros que, en y por la fe católica cristiana, luchan por un mundo terrenal más justo, más libre, más democrático, es decir, por un mundo mejor.

Salud a ellas y ellos, porque de sus desvelos también se nacerá el mañana.

../..

Textos del comunicado del subcomandante Marcos y del EZLN ante el fallecimiento de D. Samuel Ruiz.

Ayúdanos a compartir este texto

Queremos el pan y las rosas

¿Recuerdas?
¿Me recuerdas?
Soy la chica
de la piel oscura
y los zapatos gastados.
Soy la chica
con dientes cariados.
Soy la chica
negra de los dientes podridos
con el ojo herido
y la oreja destrozada.
Soy la chica
que sostiene a sus hijos,
cocina sus comidas,
barre sus patios,
lava sus ropas.
Oscura y pudriéndome
y herida, herida.
Yo daría
a la raza humana
tan sólo esperanza.
Soy la mujer
con la piel oscura bendecida.
Soy la mujer
con los dientes arreglados.
Soy la mujer
con el ojo sanado,
con la oreja que oye.
Soy la mujer: Oscura,
arreglada, curada,
que te escucha.
Yo daría
a la raza humana
tan sólo esperanza.
Soy la mujer
que ofrece dos flores
con raíces gemelas.
Justicia y Esperanza.

Comencemos.

Este poema de Alice Walker, en palabras de Lucía Ramón «sintentiza lo que las mujeres cristianas y feministas queremos ofrecer con nuestra acción y nuestra reflexión. Son dos rosas con raíces gemelas: justicia y esperanza. Y hacemos una invitación a todos y a todas: comencemos».

Con estos textos, os presento el último libro que me ha llegado: «Queremos el pan y las rosas. Emancipación de las mujeres y cristianismo». Ediciones HOAC, colección cristianismo y sociedad. Prólogo de José Ignacio González Faus.

Ayúdanos a compartir este texto