Comienza un nuevo ataque contra las organizaciones de trabajadores y trabajadoras

Ayer comenzó, por parte de la derecha política, la campaña de engaños y de agresiones contra las organizaciones de los trabajadores y las trabajadoras. A lo largo de los próximos días, conforme suba el termómetro social de rechazo a la reforma laboral se les sumaran aliados mediáticos. Comienza una nueva batalla dialéctica e ideológica cuyo objetivo es debilitar la representatividad y el derecho, de los trabajadores y las trabajadoras, a través de sus organizaciones y de la negociación colectiva.

Cospedal (PP): “nadie entiende que hayan estado callados durante siete años viendo como se incrementa el paro y que hoy protesten porque los empresarios puedan decidir cómo salvar su futuro en vez de cerrar una empresa”. (…)

(…) si los sindicatos protestan “porque pierden su capacidad de influencia en todas y cada una de las empresas de este país“. “Si no fuera eso lo que están defendiendo, ¿cómo es posible que se opongan a que se cree un contrato indefinido con protección o que digan que no a deducciones fiscales por contratar a menores de 30 años?”, ha dicho.

Oriol Pujol (CiU) , reprocha a los sindicatos que se oponen a la reforma laboral su “espíritu excesivamente conservador e inmovilista“.

Esperanza Aguirre (PP):  los sindicatos “son anticuadas, reaccionarias y antisociales” y “la prueba es que en estos años en los que el paro subía de forma desmesurada, los sindicatos han estado callados y ahora cuando se le pone remedio, amenazan con huelga general”, ha criticado.

 

(Conforme se vayan produciendo, las incorporaremos a este texto. Se admiten ayudas; apúntalo en los comentarios o citanos en twitter @otromundoesposi).

Ayúdanos a compartir este texto

Algunas pistas que ayudan a interpretar los resultados de las elecciones europeas

1. Las noticias relacionadas con la Unión Europea interesan poco.
2. Estamos poco informados sobre los asuntos relacionados con la Unión Europea.
3. Se considera que la pertenencia a la UE nos ha beneficiado.
4. Nos sentimos más ciudadanos de este país que europeos.
5. Estamos bastante a favor de la UE.
6. Sabemos perfectamente que las decisiones que se toman en ese ámbito nos afectan de forma cotidiana.
7. Somos conscientes de lo esencial que es el Parlamento Europeo en la UE.
8. El PSOE ha defendido mejor los intereses de España en Europa.
9. Ampliamente, a la hora de decidir el voto, influye y se tiene muy en cuenta los temas relacionados con la situación política actual de España.
10. El principal motivo para decidirse a votar a una u otra opción son las propuestas en relación con la política nacional.
11. El principal motivo para decidirse a no votar es para mostrar el descontento con la situación del país.
12. La mayoría de la gente tenía decidido su voto antes del inicio de la campaña electoral.

Fuente: Estudio nº 2.800 | Abril-Mayo 2009 | CIS  (pdf)

Ayúdanos a compartir este texto

‘Berlusco-zysmo’ y democracia

| José Vidal-Beneyto | El País.

El primer ministro italiano y el presidente francés son los adalides de un sistema de gobierno basado en las técnicas comerciales y el dominio de la televisión. Peligran la democracia y la opinión pública.

Se trata de introducir el management en el corazón de la administración pública y de los aparatos del Estado y de sustituir el enfrentamiento ideológico, comunistas y socialistas frente a liberales, por la competencia de las ofertas políticas al modo de la competencia comercial.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

El socialismo liberal (2)

José Vidal-Beneyto

«Norberto Bobbio, figura mayor de la sociología italiana del siglo XX y referente principal de la vida intelectual de su país, fue un militante indefectible de la democracia y de la lucha antifascista en Italia. Primero en los grupos social-liberales de Guido Calogero, después desde las filas del Partido de la Acción, y finalmente en su denuncia última del berlusconismo corrompido y faccioso. Reivindicando el conflicto como eje articulador de la vida política, insiste en la diferencia entre derecha e izquierda, cuya negación, nos dice en Destra e Sinistra (Donzelli, 1994), es siempre represiva y funciona como coartada de la injusticia. Por lo demás, la complejidad de las sociedades actuales y su exigencia de competencias técnicas se traduce necesariamente en una jerarquización social que conlleva estratificaciones insalvables y oligarquías férreas. Frente a ello, Bobbio, en Il futuro della democrazia (Einaudi, 1984-1995), no impugna las élites, sino que aboga por su democratización mediante su apertura a la sociedad y la práctica de nuevas incorporaciones que la doten de mayor capacidad innovadora.

Porque la profundización de la democracia, según él, no puede consistir en condenar a los comunistas sino que tiene que esforzarse por integrarlos en las filas de la democracia y asociarlos en el combate para la emancipación de los trabajadores y de los oprimidos. Su voluntad de diálogo llega hasta el gauchismo, puesto que la igualdad es también para ellos el criterio fundamental entre quienes apuestan por el progreso y quienes se han apuntado a la obscena acumulación capitalista constituyendo una especie humana aparte: los superricos. Por eso, sin confundir la igualdad con el igualitarismo de Baboeuf, el gran filósofo social que fue Bobbio, sostiene que la libertad no es como pretende la derecha el soporte del enriquecimiento y que la desigualdad no es el motor del progreso histórico, sino que libertad e igualdad son indisociables y su realización conjunta es la mejor prueba de su autenticidad. De aquí su afirmación, compartida tanto por expertos europeos como extraeuropeos, y entre ellos de forma principal por Amartya Sen en La Economía es una ciencia moral, que la libertad es una responsabilidad social, y que el “ethos de la igualdad” es la esencia de la democracia representativa.

Segir leyendo…

Ayúdanos a compartir este texto