18 de abril día de acción global #18aNOalTTIP #A18DoA

El sábado 18 de abril, está convocado el Día de Acción Global contra los Tratados de Libre Comercio (TTIP) que actualmente negocian EEUU y la UE sin ningún tipo de garantías democráticas. Estos acuerdos, de aprobarse, tendrán un grave impacto sobre el empleo, los derechos laborales y sociales, la democracia, el medio ambiente y los servicios públicos.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Mapa de eventos | Recogida de firmas

En Twitter
 #18aNOalTTIP
 #A18DoA

Textos recomendados
Negocios contra derechos y protección | @jlpalas | Noticias Obreras de @hoac_es
Declaración final del Seminario Asamblea de Trabajadores Cristianos de Europa
Con nocturnidad y alevosía | @javiermadrazo | Noticias Obreras de @hoac_es

¿Qué es el TTIP y en qué te afecta?
Imagen de previsualización de YouTube

 

Ayúdanos a compartir este texto

Porque no podemos retroceder ni un paso más… 8 de marzo #DiaInternacionalDeLaMujer

Porque cobramos un 20% menos y muchas hemos tenido que volver obligatoriamente a casa.
Porque se nos utiliza como objetos sexuales, para vender un coche, un desodorante o una lavadora.
Porque se nos responsabiliza de las tareas del hogar, la educación de las criaturas y el cuidado de nuestros mayores.
Porque se nos niega la libertad, tutelando nuestro derecho a decidir como si fuésemos menores de edad.
Porque se nos impone un techo de cristal para que no accedamos a donde se toman las decisiones.
Porque se nos maltrata, se nos dice “tú no puedes, no sabes, no vales”.
Porque somos víctimas de trata, de ablaciones, de casamientos forzosos, propiedad de otros, botines de guerra.
Porque se nos invisibiliza en la Historia, se nos omite en los libros de texto, no cuelgan nuestras obras de los museos.

Porque no podemos retroceder ni un paso más, por eso, tiene sentido seguir conmemorando el día de las mujeres porque si tocan a una, nos tocan a todas.

Así que hagamos un pacto. Un pacto entre mujeres. Mujeres de colores, pensamientos, clases e ideologías. Generemos sinergias y tejamos complicidades.

Hagámoslo también extensible a los hombres, compañeros de lucha, con quienes caminamos de la mano en esa conquista de la igualdad.

Manifiesto del 8 de marzo de 2014 leído en una plaza de Xirivella y extensible para cualquier lugar.

Ayúdanos a compartir este texto

En defensa de la democracia en la era digital #DDHH

En los últimos meses, el alcance de la vigilancia masiva se ha convertido en un hecho bien conocido. Con unos cuantos clics de ratón, el Estado puede acceder a nuestros dispositivos móviles, nuestro correo electrónico, nuestras redes sociales y nuestras búsquedas en Internet. Puede seguir la pista de nuestras inclinaciones y actividades políticas y, en colaboración con empresas proveedoras de Internet, puede reunir y almacenar todos nuestros datos y, por tanto, predecir nuestras pautas de consumo y nuestro comportamiento.

El pilar básico de la democracia es la integridad inviolable del individuo. La integridad humana no se limita al cuerpo como un ente físico. Todos los seres humanos tienen derecho a no ser observados ni molestados en sus pensamientos, sus entornos personales y sus comunicaciones.

Este derecho humano fundamental ha quedado anulado y vaciado de contenido por culpa del mal uso de los avances tecnológicos que hacen los Estados y las empresas que llevan a cabo programas masivos de vigilancia.

Una persona vigilada deja de ser libre; una sociedad vigilada deja de ser una democracia. Si queremos que nuestros derechos democráticos sigan teniendo validez, es necesario que se respeten en el espacio virtual además del espacio físico.

—La vigilancia viola la esfera privada y pone en peligro la libertad de pensamiento y de opinión.
—La vigilancia masiva trata a todos los ciudadanos como posibles sospechosos. Anula uno de nuestros triunfos históricos, la presunción de inocencia.
—La vigilancia vuelve transparente al individuo, mientras que el Estado y las empresas actúan en secreto. Como hemos visto, este es un poder del que se abusa sistemáticamente.
—La vigilancia es un robo. Estos datos no son de propiedad pública; nos pertenecen a nosotros. Cuando se utilizan para predecir nuestro comportamiento, nos están robando algo más: el principio del libre albedrío, parte esencial de la libertad democrática.

Exigimos el derecho a que cada ciudadano decida cuáles de sus datos personales pueden —a falta de un procedimiento legal legítimo— reunirse, almacenarse y procesarse, y quién puede hacerlo; a que pueda informarse sobre dónde se almacenan y cómo se emplean sus datos; a lograr que se borren sus datos si se han obtenido y almacenado ilegalmente.
Exigimos a todos los Estados y empresas que respeten estos derechos.
Hacemos un llamamiento a todos los ciudadanos para que se levanten a defender estos derechos.
Hacemos un llamamiento a Naciones Unidas para que reconozca la vital importancia que tiene la protección de los derechos civiles en la era digital y cree una Carta Internacional de Derechos Digitales.
Hacemos un llamamiento a los Gobiernos para que se adhieran a esa Carta.

Si estás de acuerdo, firma y comparte este manifiesto. La defensa de la democracia es innegociable.

Ayúdanos a compartir este texto

Los filósofos europeos reclaman la puesta en libertad de #PussyRiot

Igor Mukhin (cc) Wikimedia Commons

Igor Mukhin (cc) Wikimedia Commons

Una iniciativa de Philosophie Magazine.

Por cantar una “oración punk” contra Vladimir Putin en la catedral de Cristo Salvador de Moscú, Nadia Tolokonnikova y Maria Alekhina, del colectivo Pussy Riot, fueron condenadas en agosto de 2012 a dos años de arresto en una “colonia carcelaria” por “vandalismo motivado por el odio religioso”. Después de haber denunciado las condiciones inhumanas de la prisión y de haber iniciado una huelga de hambre, Nadia Tolokonnikova, de 24 años y madre de una niña de cinco, fue trasladada a 4.000 kilómetros de Mordovia, a la región de Krasnoyarsk, en Siberia. Según Vladimir Loukine, comisario de Derechos Humanos ruso, “cumplir su condena en esta región contribuirá a su resocialización”.

Es un lenguaje que no habíamos oído en Rusia desde la era soviética y su caza a todo el que se aparta de la norma. De hecho, la cantante de Pussy Riot se ha convertido en un símbolo de los oprimidos por el régimen: gais acosados en nombre de la lucha ahora legalizada contra la “propaganda” homosexual, trabajadores inmigrantes explotados y maltratados en las obras de Sotchi y otros lugares, penalización de la retórica antirreligiosa, víctimas de daños ecológicos causados por proyectos de construcción emprendidos sin consultar a los residentes, la oposición amordazada, ONG perseguidas… Ante estas violaciones cada vez más numerosas de los derechos humanos, Europa ha guardado un silencio asombroso.

En una carta dirigida desde su celda al filósofo Slavoj Zizek, Nadia Tolokonnikova critica la complacencia de los Gobiernos occidentales con las políticas represivas y destructoras de la libertad de Vladimir Putin. En concreto, escribe en Philosophie Magazine (noviembre de 2013): “El boicot a los Juegos Olímpicos de Sotchi en 2014 sería percibido como un gesto ético”. A petición de Philosophie Magazine, nosotros, los intelectuales europeos, hacemos un llamamiento a nuestros Gobiernos y a toda Europa para que rompan con su actitud de tolerancia culpable y presionen al Gobierno de Vladimir Putin para que libere inmediatamente a Nadia Tolokonnikova y a Maria Alekhina. Rusia es una república constitucional y miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Ha firmado la Convención Europea para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales. Ahora que se acercan los Juegos Olímpicos este mes de febrero, ha llegado el momento de dirigirle un recordatorio.

Elisabeth Badinter, Pascal Bruckner, Alain Finkielkraut, Marcel Gauchet, André Glucksmann, Agnès Heller, Axel Honneth, Claude Lanzmann, Edgar Morin, Antonio Negri, Hartmut Rosa, Fernando Savater, Richard Sennett, Bernard Stiegler, Gianni Vattimo y Slavoj Zizek.

Ayúdanos a compartir este texto

No a la #penademuerte @Abolition_2013

97 estados han abolido la pena de muerte para todos los crímenes (color verde).
8 estados la han abolido solamente para crímenes de derecho común (en azul).
35 estados respetan una moratoria sobre las ejecuciones desde hace al menos diez años (en sepia).
58 estados y territorios donde se aplica la pena de muerte (color rojo).
En 2011, 23 países realizaron 676 ejecuciones sin contar con China, que no publica datos pero ejecuta la pena macabra.
La pena de muerte está vinculada a países gobernados por regímenes autoritarios, excepto EEUU y Japón.
La aplicación de esta aberración llevada a cabo por seres humanos contra seres humanos es ilegal ya que incumplen normas internacionales y los principios fundamentales del derecho.

#Penademuerte 2012. Haz click para ampliar el mapa.

Del 12 al 15 de junio, Madrid acoge la 5º Congreso mundial contra la pena de muerte, para hacer visible la situación mundial de la #penademuerte y para dialogar, en torno a una estrategia más fuerte, en política internacional con la suma de sinergias entre gobiernos, organizaciones internacionales y la sociedad civil.

■ Si quieres comentar este texto en Twitter, utiliza esta etiqueta #penademuerte
■ También puedes añadir tu opinión en la página de otromundoesposible en Facebook.

Ayúdanos a compartir este texto

Violencia contra la mujer: la respuesta mundial #8demarzo #8marzo

 

La violencia de género es la violación más generalizada y persistente de los derechos humanos que se manifiesta en todos lados, desde la violencia doméstica y la violación hasta la mutilación genital, los crímenes de honor y la trata infantil.

Vía @equaltimes

Ayúdanos a compartir este texto

La economía no puede desprenderse de la ética #biencomún #ebc

“Noto unas expectativas muy elevadas, algo que me emociona”, así comenzó su conferencia, en La Nau de la Universitat de València, Christian Felber, creador de la Economía del Bien Común. Un modelo alternativo que, como toda teoría postmoderna, no nos presenta una idea nueva, sino que bebe de fuentes filosóficas como la ilustración, el cristianismo o el ecofeminismo.

El punto de partida es el valor de la dignidad humana, ese es el principio y fin de todo. Esta afirmación significa que todas las personas, por el mero hecho de serlo, tenemos un valor y que todas tenemos el mismo valor. Por eso, los derechos humanos son universales. Felber considera que en estos momentos estamos en una segunda generación de derechos que tienen como objetivo la satisfacción de necesidades de la ciudadanía. Esta es la misma finalidad que los libros de texto y las Constituciones de los países democráticos atribuyen a la economía y sobre la que hay un amplio consenso.

Sin embargo, Felber detecta tres contradicciones que propone superar. El primer cambio a abordar es el de poner la práctica económica en concordancia con lo aprobado en las Constituciones. El segundo, el de sustituir dos reglas del juego tóxicas para las empresas: el afán de lucro y la competencia, por la búsqueda del bien común y la cooperación. Por último, plantea modificar los indicadores a través de los que se mide actualmente el éxito económico: el PIB y el beneficio empresarial, porque si el objetivo es la satisfacción de necesidades, es claramente insuficiente. Por el contrario, deberíamos consensuar aquellos ítems que reflejen mejor la “Felicidad Interna Bruta”.

Esta nueva filosofía ya ha empezado a aplicarse en más de 200 empresas de su país natal, Austria, y ha empezado a extenderse a otros países europeos. En ellas se mide cómo aporta a las necesidades humanas su producto o servicio, las condiciones laborales, la igualdad de oportunidades, el grado de participación en la toma de decisiones o su huella ecológica. También se ha comenzado a implantar en algunos municipios que, además de hacerse estas preguntas en sus empresas municipales, miden el grado de satisfacción de la ciudadanía y dan pasos hacia una democracia más real.

Christian Felber no tiene prisa, sabe que es un proceso lento que debe experimentarse en espacios pequeños donde hay más posibilidad de construir, de forma democrática, estructuras que pongan en el centro a las personas y tengan como horizonte el bien común.

Foto | Amnistía Internacional Valencia

Puedes comentar este texto en Twitter utilizando la etiqueta #ebc o en nuestra página de Facebook.

Ayúdanos a compartir este texto