Rainbow Warrior III

El hermano más pequeño del Rainbow Warrior, el mítico barco de Greenpeace, está siendo construido. Este “guerrero del arco iris” ha sido diseñado exclusivamente para campañas medio ambientales y se encuentra en un 49% de su proceso de construcción. Aunque ya está flotando, “el barco debe pasar ahora por la construcción de los accesorios finales de los mástiles y otros equipos; un trabajo que continuará durante los próximos meses”.

El Rainbow Warrior III, será un ejemplo de sostenibilidad: por sus materiales, su construcción, sus sistemas de recuperación de energía y de prevención de vertidos… Promoverá las energías limpias, bloqueará envíos de carbón por mar y transportará activistas para llamar la atención sobre la urgente necesidad de una revolución global en pro de las energías renovables. Defenderá los bosques, rastreará cargas ilegales de madera y obtendrá las pruebas necesarias para perseguir a las compañías responsables y propiciar un endurecimiento de las regulaciones oficiales. Protegerá los océanos, su helicóptero permitirá descubrir operaciones de pesca ilegal a millas de distancia, servirá de base para trabajar por el establecimiento de reservas marinas… pero necesitan ayuda económica para terminarlo. Puedes hacer una donación: comprar una pieza, recibir tu certificado de propiedad y que tu nombre aparecerá en el muro de los donantes del nuevo barco.

 

 

Ayúdanos a compartir este texto

La crisis ecológica nos plantea una gran transformación cultural

Se define en su libro como ecofeminista, ¿cuál es la perspectiva que propone el ecofeminismo para la construcción de otro mundo posible?

El ecofeminismo nos muestra cómo se han establecido unas relaciones de dominación muy similares entre la opresión de las mujeres y de la Tierra y los intereses del varón blanco occidental y propietario. Unas relaciones basadas exclusivamente en la razón instrumental y en los valores de un capitalismo depredador, que se traduce tanto en la sobreexplotación del planeta como en la explotación de las mujeres.

Profundizo en esta cuestión que me planteas en el capítulo 3. Debemos transformar nuestra autoconciencia, nuestros modos de relación y nuestras estructuras socioeconómicas si queremos sobrevivir. Somos interdependientes y nuestro afán de dominio y de enriquecimiento está destruyendo la trama de la vida. La crisis ecológica es otro signo de los tiempos que nos llama a una conversión radical, a un cambio de mentalidad y a una gran transformación cultural.

Nadie puede permanecer ajeno a estas cuestiones, tampoco las iglesias y las comunidades cristianas.

Puedes leer la entrevista completa a Lucía Ramón autora del libro «Queremos el pan y las rosas»

Ayúdanos a compartir este texto

El costo de no escuchar a la naturaleza

| Leonardo Boff |

Un cataclismo ambiental, social y humano se ha abatido en la segunda semana de enero sobre las tres ciudades serranas del Estado de Río de Janeiro, Petrópolis, Teresópolis y Nueva Friburgo, con cientos de muertos, destrucción de regiones enteras y un inconmensurable sufrimiento de quienes perdieron familiares, casas y todos sus haberes. Sus causas más inmediatas han sido las lluvias torrenciales propias del verano, y la configuración geofísica de las montañas, con poca capa de suelo sobre el cual crece una exuberante floresta subtropical, asentada sobre inmensas rocas lisas, que a causa de la infiltración de las aguas y el peso de la vegetación provocan frecuentemente deslizamientos fatales.

Se culpa a las personas que ocuparon las áreas de riesgo, se incrimina a los políticos corruptos que distribuyeron terrenos peligrosos a la gente pobre, se critica al poder público que se mostró indolente y no hizo obras de prevención por no ser visibles y no atraer votos. En todo esto hay mucha verdad, pero la causa principal de esta tragedia avasalladora no reside en eso.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto