G8: RIP

Alemania reconoce el “carácter obsoleto” del G8. La declaración realizada por Merkel es muy significativa, no sólo por el papel que juega ese país en el tablero político mundial, sino que además es la primera vez que lo realiza un país integrante de ese selecto club y en vísperas de su reunión italiana. Toda una declaración de intenciones.

Como ya se apuntó en esta bitácora, el G8 -club de los países ricos- venía demostrando, una y otra vez, su escasa voluntad de compromisos para tomar la iniciativa y resolver los problemas que originan, su habilidad por infundir desesperanza y su destacada peculiaridad por mostrar su actos obscenos e hipócritas a la ciudadanía del mundo.

Requiescat in pace y nos dejen en paz.

Ayúdanos a compartir este texto

¿Quién la escuchará la voz de las víctimas?

| Leonardo Boff |

Los 192 jefes de estado o de gobierno deben reunirse el 1, 2 y 3 de junio en Nueva York convocados por la ONU para discutir la crisis económico-financiera y sus impactos sobre los diferentes países, especialmente sobre los países pobres. Para prepararla, el Presidente de la Asamblea Miguel d’Escoto Brockmann, ex-canciller de Nicaragua, ha creado una Comisión para la Reforma del Sistema Financiero y Monetario Internacional constituida por 20 celebridades de la economía y de la política bajo la coordinación del premio Nóbel de economía Joseph Stiglitz.

Los resultados ya han sido entregados y sus principales contenidos se conocen más o menos. Como marco teórico, ético y humanístico que debe inspirar las nuevas medidas concretas se sugiere una Declaración Universal del Bien Común de la Humanidad y de la Tierra, tarea difícil de realizar por falta de tradición jurídica y social en esta área. Luego se recomienda la creación de un Consejo Mundial de Coordinación Económica, paralelo al Consejo de Seguridad, desdoblado en dos autoridades mundiales, una que cuide de la regulación financiera y la otra de la competencia en la economía. Se sugiere una reforma de las instituciones de Bretton Woods (FMI y Banco Mundial) y una regionalización de las instituciones financieras que apoyan los procesos de desarrollo. Se pide también que, una vez al año, los jefes de estado o de gobierno de todo el mundo se encuentren para discutir el estado de la Tierra y de la Humanidad, y tomar medidas colectivas.

El gran temor es que esta reunión mundial sea desvirtuada por las presiones de los principales miembros del G20, si envían solamente representantes diplomáticos o ministros. Por detrás de estas presiones están dos maneras diferentes de enfrentarse a la crisis actual.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

Economía sin ética

«Si globalizamos la partida de ajedrez, resultará ser que, además de las turbulencias de que hablan los economistas, ha habido organizaciones y gentes concretas que no han creído en el valor de su profesión, que han arriesgado lo suyo y lo ajeno, convencidos de que a ellos les sacarán las castañas del fuego. Lo peor de todo es que en este juego algunas veces pagan los protagonistas, pero en todas las ocasiones pagan los peor situados, los débiles. Los que se quedaron sin trabajo, los que no pudieron pagar la hipoteca, los que tuvieron que cerrar su pequeña empresa, los inmigrantes que regresaron a sus países y se acabaron las remesas, fuente principal de ingresos para esos países.

En el documento de la última cumbre del G20, los líderes mundiales hacen una afirmación asombrosa: “Reconocemos la dimensión humana de la crisis”. Pero ¿es que ha existido alguna vez una actividad económica sin dimensión humana? ¿No es cierto que la economía ha de ayudar a construir una buena sociedad y, cuando no lo consigue, fracasa rotundamente, teniendo en cuenta que esa buena sociedad hoy ha de ser mundial?»

Lo deja escrito en una tribuna de opinión Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia

Ayúdanos a compartir este texto

G20: Dónde quedaron los valores

I. Apagados los focos que tan intensamente han alumbrado en la pasada cumbre del G20 -que nos puede haber llegado a cegar, al menos momentaneamente-, uno puede llegar a discernir algo más sobre la realidad.

II. Comparto algunas valoraciones del tipo: “estamos ante la primera decisión de un Gobierno mundial, con un presupuesto mundial…” y todas esas grandes palabras, propias del acontecimiento y de las expectativas puestas sobre el encuentro en Londres, y que conste que lo digo sin desmerecer.

III. Dinero para impulsar y restablecer los mercados y avanzar en regulación (?) han sido los dos mensajes más subrayados por todos los líderes mundiales allí presentes como conclusión de la cumbre.

IV. Quiero llamar la atención sobre lo que dejaron de hablar, o no ha trascendido. Existe un amplío consenso sobre lo que tenemos encima de la mesa: una crisis de valores. Acaso la política ha muerto en este terreno, que ya no es capaz de hablar de mejorar nuestra convivencia-valores-ética. A todos y todas nos toca cambiar y empezar por uno mismo, realizando lo que Gandhi decía: “sé tu mismo la solución y el mundo que tú quieres para los demás”». El G20 no está para esas lindezas.

Ayúdanos a compartir este texto

El G20, ¿una luz sin sombras?

José Vidal-Beneyto | Virginia Alarzón.

En línea con los grandes medios de comunicación internacionales nuestro diario nos ha ofrecido una versión de la cumbre de Londres muy positiva y esperanzada dando por conseguido lo que se anuncia como deseable. Lo que está lejos de que pueda acontecer.

Sólo dos ejemplos. La decisión de inyectar cinco billones de dólares en la economía mundial, no es una medida nueva sino la suma de una serie de decisiones previstas en los planes nacionales de los Estados y que ahora se agregan sin más.

Pero el ejemplo más patético es el de los paraísos fiscales a cuya perturbadora actividad se quiere poner fin creando listas grises a las que accederán los países que den “señales de arrepentimiento” o imponiendo simples sanciones (¿cuáles?) a los que no quieran cooperar. Pero sobre la inutilidad del ejercicio de las listas y de las sanciones el último ejemplo fue en 2006 la lista negra del GAF (Grupo de Acción Financiera) a petición de la OCDE, que poco tiempo después había salvado de la quema a todos los incluidos. Y, ¿qué mejor prueba que la imposibilidad de verificar la existencia de la cuenta numérica de Madoff en Clearstream -Luxemburgo- con el producto de todos sus latrocinios denunciada con insistencia por Denis Robert?

Mientras Delaware en Estados Unidos y la City de Londres sean los emblemas de la opacidad financiera mundial será imposible acabar con el secreto bancario y los chanchullos en las finanzas. Se dirá que la gente necesita vivir de esperanzas y que la política es también ceremonia y espectáculo, por eso en el libro colectivo El país o la referencia dominante, de 1986, pedíamos que la información fuese al mismo tiempo veraz y socialmente útil. Veintitrés años después seguimos en lo mismo.- José Vidal-Beneyto, París.

A vista de pájaro lo que se ve de esta reunión del G20 es que es un dispendio de gastos casi tan vergonzoso como las bonificaciones de los ejecutivos mientras se hunden sus empresas. Parece que unos y otros sólo saben hacer las cosas de un modo: a lo grande (la agenda de las primeras damas es sonrojante: no están en una fiesta). Tienen la misma falta de sensibilidad que aquellos directivos que iban a pedir ayudas en jet privado. Aunque la economía vaya cuesta abajo parece que los de siempre viven como siempre y están a años luz de la realidad de la gente.- Virginia Arlanzón.

Ayúdanos a compartir este texto

Paraísos fiscales, tengo una pregunta para ZP

El 29 octubre de 2007, escribía en esta bitácora el texto “Paraísos fiscales“, haciendo referencia a que “las empresas españolas tienen 6.000 millones de euros en paraísos fiscales. Islas Caimán y Panamá son los refugios preferidos para evadir impuestos”.

Ayer en Londres, la declaración final del G20 -solemnemente escenificada- señala que “la época del secreto fiscal se ha terminado“.

Señor Presidente del Gobierno: ¿cuáles son estas empresas y qué medidas plantea su Gobierno al respecto?

Ayúdanos a compartir este texto

Londres y los pobres

Luis de Sebastián.

Como era de esperar, el comunicado final dedica pocas palabras a recordar las dificultades de los países pobres.

“El G20 no tiene que olvidar a los más pobres”, escribía en su editorial el Financial Times del 1 de abril. Ese era el miedo que teníamos muchos antes de la cumbre: que la urgencia del salvamento de los bancos y de la reactivación de la demanda en los países ricos dejara en segundo o tercer término –u olvidara del todo– a los países más pobres de África, Centroamérica y el Suroeste Asiático. “Relancen el crecimiento mundial, pero ayuden a los más necesitados también”, pedía el editorial. Porque, si en los países ricos y en los grandes países emergentes está aumentando mucho el número de los desempleados, en los países realmente pobres, no es que aumenten los desempleados, sino que los que ya hay de siempre están empezando a morirse de hambre. En los países pobres, los gobiernos no pueden reanimar sus economías por medio de políticas keynesianas. No tienen margen para ello. No pueden llevar a cabo medidas de gasto público, porque ni tienen dinero para gastar ni crédito para conseguirlo prestado. Aumentar la oferta de dinero llevaría directamente a la inflación y a una eventual devaluación, sin crear empleo. En los países pobres, el ajuste a la crisis se lleva a cabo simplemente por un descenso brutal del empleo, el consumo y la inversión, y un aumento de la enfermedad y las muertes.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

El nuevo rostro del hambre

«Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), se está produciendo un cambio radical en la naturaleza del hambre: “No es un problema de disponibilidad, como ocurriría en situaciones de sequía, sino de accesibilidad y afecta especialmente a la población que depende de los mercados.” En algunos lugares del mundo, la causa del hambre rara vez se debe a la escasez de alimentos sino más bien a una disminución del poder adquisitivo. La comida está allí, pero la gente no puede permitirse pagarla. Tampoco puede hacerlo el PMA, pese a que necesita alimentar a un mayor número de personas que hace sólo un año.

Entre los numerosos grupos más afectados se encuentran los grupos tanto rurales como urbanos de personas pobres y los pequeños agricultores de África, Asia y América Latina. El PMA, ha advertido de que la crisis es muy diferente a todo lo que el mundo ha presenciado antes. Las solicitudes de ayuda alimentaria proceden de muchos países diferentes de manera simultánea, en regiones que no suelen verse afectadas por las hambrunas, explica. Y la crisis golpea de manera diferente en función de los ingresos. Para las personas que viven con un ingreso medio, el alza de los precios de los alimentos puede hacer necesario reducir la atención médica y el ahorro para la pensión; para los que viven con 2 dólares al día, significa menos carne y tener que sacar a sus hijos de la escuela; y para los que viven con menos de 1 dólar diario, el aumento de los precios de los alimentos significa tener que vivir sin carne ni verduras para conseguir solamente cereales. Para los más pobres, aquellos que tienen que vivir con menos de 50 centavos de dólar por día, es una tragedia. Si los países en desarrollo hubieran seguido siendo exportadores netos de alimentos, podrían haberse beneficiado del aumento de los precios de los alimentos. Pero parte de la explicación a esta crisis es que la liberalización del comercio internacional ha transformado muchas de sus economías para dejar de ser exportadores netos y convertirse en importadores netos de alimentos. Es por eso que los países en desarrollo ahora están pagando un precio muy alto».

Extracto del informe “Recetas para pasar hambre: el fracaso del mundo respecto a la alimentación“.  Este documento, esencial para entender una de las crisis más antropológica de la historia de la humanidad, augura que el número de personas que no tienen lo suficiente para comer se ha incrementado en 150 millones durante 2008 y, que es probable, que la galopante crisis económica mundial provoque alcanzar la obscenidad de 200 millones de personas en 2009. ¿Abordarán este tema en la próxima cumbre del G20?

Textos relacionados.
:: Crisis Mundial de Alimentos
:: Crisis Mundial de Alimentos, los responsables.
:: Crisis Mundial de Alimentos, responden las naciones.

Acompañamiento musical: Tristeza Maleza.

Ayúdanos a compartir este texto

Hoy…

Comienza la Semana de Acción Global. (28 marzo al 4 de abril)

# Manifestación en Londres con motivo de la reunión del G20.

¡¡¡Trabajo, justicia y sostenibilidad!!!

# Movilizaciones convocadas por la Alianza Española contra la Pobreza, con motivo de la reunión del G20.
# La hora del Planeta. Apagón contra el cambio climático. De 20:30 a 21:30 horas.

Ayúdanos a compartir este texto

Declaración sindical ante la cumbre del G20 en Londres

La Declaración de Londres para el G20 de la Agrupación Global Unions, elaborada por la CSI y la Comisión Sindical Consultiva (TUAC) ante la OCDE, establece los pasos que tiene que dar el G20 en cooperación con otros gobiernos. Los movimientos sindicales nacionales están entregando la Declaración a sus respectivos gobiernos, y el 2 de abril será presentada formalmente ante la Cumbre de Líderes del G20 en Londres. Los sindicatos de todo el mundo se unirán a la TUC (Trades Union Congress) británica en una enorme movilización de la sociedad civil planeada para el 28 de marzo en Londres y que tiene por objetivo situar en el centro de todas las prioridades a los ciudadanos y las ciudadanas.

[issuu viewmode=presentation layout=http%3A%2F%2Fskin.issuu.com%2Fv%2Flight%2Flayout.xml documentid=090323092423-eab43e54b5a8483f9cda6b52c44f18ef docname=20090319121200-microsoft_word_-_g20_london_declara username=otromundoesposible loadinginfotext=La%20Declaraci%C3%B3n%20de%20Londres%20para%20el%20G20%20de%20la%20Agrupaci%C3%B3n%20Global%20Unions showhtmllink=true tag=globalizacion width=420 height=544 unit=px]

Ayúdanos a compartir este texto