Diario de un viaje al horror

«Acabo de conciliar el sueño, cuando me despiertan. Ya en cubierta, compruebo que el gran buque de pasajeros está iluminado por potentes focos. De repente, se oyen unos disparos. Y comprendo que Israel se ha decantado por la vía del enfrentamiento brutal. En aguas internacionales.

Transcurrida una hora exactamente, los botes de goma se acercan veloces llenos de soldados enmascarados que inician el abordaje de inmediato. Nos reunimos en el puente de mando. Los soldados se muestran impacientes y quieren que bajemos a cubierta. Alguien se demora y lo atacan con una descarga eléctrica en el brazo. El hombre cae al suelo. Otro hombre que tampoco se movía con celeridad suficiente recibe el impacto de una bala de goma. Y todo esto sucede allí mismo, a mi lado. Es absolutamente real. Personas totalmente inocentes tratadas como animales y castigadas por su lentitud.

Nos agrupan en cubierta. Y allí permaneceremos durante once horas, hasta que el barco atraca en Israel. Los soldados nos filman de vez en cuando, aunque no tienen ningún derecho a ello. Al verme tomando unas notas, uno de los soldados se me acerca enseguida y me pregunta qué escribo. Es la única ocasión en que pierdo los estribos. Le contesto que no es de su incumbencia. Sólo le veo los ojos y no sé lo que está pensando, pero al final da media vuelta y se marcha.

Once horas inmovilizados, amontonados en medio de aquel calor, puede ser un método de tortura. Para ir a orinar, hay que pedir permiso. Galletas, biscotes y manzanas es cuanto nos dan para comer. Tomamos una decisión conjunta: no pedir que nos permitan cocinar. Nos filmarían y lo presentarían como un acto de generosidad por parte de los soldados. Así que nos conformamos con las galletas y los biscotes. Es una humillación sin igual. (Entre tanto, los soldados han sacado los colchones de los camarotes y ahora duermen al fondo de la cubierta de popa)».

Henning Mankell, novelista y dramaturgo; uno de los viajeros de la flotilla. Ha escrito un diario donde narra cómo una expedición humanitaria sin voluntad de enfrentamiento derivó en un baño de sangre y en múltiples humillaciones.

Ayúdanos a compartir este texto

El ejemplo del Presidente Nobel de la Paz

Obama considera prematuro condenar a Israel por el ataque a la flotilla“.

Con 10 cadáveres encima de la mesa, no está nada mal esta declaración del Presidente “Nobel de la Paz”. No me sorprende, antes de ser premiado ordenó ampliar los efectivos en la guerra de Afganistan – consecuentemente, sus aliados también, incluido España- y en pleno discurso nobelístico justificó, con aquella frase para la historia, la necesidad de “guerras justas“.

¿Qué será lo siguiente?

En fin, paz y bien para todos.

Ayúdanos a compartir este texto

Israel y su estratégia de aniquilar todo lo que suene a Gaza

Ejercer la solidaridad de manera efectiva, en la fraza de Gaza, con la entrega 10.000 toneladas de ayuda humanitaria, se convierte en un espeluznante asesinato de Estado. Israel ataca la “Flotilla de la Libertad”  y asesina al menos a 10 de sus integrantes.

Es la continuación de la estrategia de genocidio aplicada a los habitantes de Gaza, aniquilar a quienes osemos ayudarlos.

Ayúdanos a compartir este texto

Gaza es una “prisión al aire libre”

El director de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), John Holmes, acusa a Israel de tener a los palestinos, en Gaza, en una “prisión al aire libre”, sufriendo esta “suerte de castigo colectivo” que vienen padeciendo desde hace tres años.
Imagen de previsualización de YouTube
Supongo que con la que está cayendo por estos lares, ni nos acordamos de aquellos hogares.

Ayúdanos a compartir este texto

Fallando a Gaza: no hay reconstrucción, no hay recuperación, no hay más excusas

“No es sólo que Israel con el bloqueo esté castigando a todo el que vive en Gaza por los actos de unos pocos. La comunidad internacional también les ha fallado, incluso podría decirse que ha traicionado a la población de la franja, porque sus declaraciones iniciales no han sido acompañadas de ningún tipo de acción significativa para cambiar la dañina política israelí que impide la reconstrucción de Gaza, su recuperación económica y la mejora de la vida de las personas que allí viven”. (más)

Informe Fallando a Gaza: no hay reconstrucción, no hay recuperación, no hay más excusas (pdf | inglés).

Fueron a aniquilar, provocando un genocidio impune y, finalmente, les damos la espalda según relata este informe. No está mal, para querer ser la Comunidad Internacional que legitima el olvido -y la barbarie-.

Ayúdanos a compartir este texto

Brillante acción en la BBC

Antecedentes. Bajo el paraguas de “mantener la imparcialidad informativa” la BBC -la tele pública británica- se negó a emitir una campaña de ayuda humanitaria para Gaza.

Reacción. Varias organizaciones de solidaridad han realizado una brillante acción para denunciar esta inmoralidad, emitiendo en su fachada, con un potente cañón audiovisual, imágenes de la masacre que se sigue produciendo en la Franja.

Opinión. La ayuda humanitaria nunca es imparcial, siempre se sitúa con las víctimas.

Ayúdanos a compartir este texto