Ser civilizado significa ser capaz de reconocer plenamente la humanidad de los otros

Tzvetan Todorov. Discurso realizado hoy en Oviedo.

Antes de la época contemporánea, el mundo jamás había sido escenario de una circulación tan intensa de los pueblos que lo habitan, ni de tantos encuentros entre ciudadanos de países diferentes. Las razones de tales movimientos de pueblos e individuos son múltiples. La celeridad de las comunicaciones incrementa el prestigio de los artistas y de los sabios, de los deportistas y de los militantes por la paz y la justicia, poniéndolos al alcance de los hombres de todos los continentes. La actual rapidez y facilidad de los viajes invita hoy a los habitantes de los países ricos a practicar un turismo de masas.

La globalización de la economía, por su parte, obliga a sus elites a estar presentes en todos los rincones del planeta y a los obreros a desplazarse allá donde puedan encontrar trabajo. La población de los países pobres intenta por todos los medios acceder a lo que considera el paraíso de los países industrializados, en busca de unas condiciones de vida dignas. Otros huyen de la violencia que asola sus países: guerras, dictaduras, persecuciones, actos terroristas. A todas esas razones que motivan los desplazamientos de las poblaciones se han sumado, desde hace algunos años, los efectos del calentamiento climático, de las sequías y de los ciclones que este conlleva. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, por cada centímetro de elevación del nivel de los océanos, habrá un millón de desplazados en el mundo. El siglo XXI se presenta como aquel en el que numerosos hombres y mujeres deberán abandonar su país de origen y adoptar, provisional o permanentemente, el estatus de extranjero.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

Rajoy: derechos, mentiras y mercado

«Hay 180.000 extranjeros cobrando (pdf, pág. 74) el seguro de desempleo y ya volvemos a tiempos pasados: ya hay 20.000 andaluces que han pedido trabajo en la vendimia francesa».

El Jefe de la Oposición realiza un pensamiento lineal y extremadamente peligroso, donde se vuelve a mezclar inmigración y empleo. Sus declaraciones son maliciosas porque conoce perfectamente que las personas que perciben el seguro de desempleo antes lo han cotizado, por lo tanto, la cobertura es un derecho adquirido por toda persona que cumple los requisitos. Además, está comprobado que la aportación al PIB del colectivo de trabajadores inmigrantes ha sido esencial y con un «impacto neutro» sobre la calidad de vida de todos.

Las campañas de la vendimia han existido desde décadas, es cierto algunos llevan hasta 17 temporadas y este año también. Es contratación en origen, esa que aquí ahora está tan en boca de todos. La condiciones de trabajo están reguladas y son «ligeramente» mejor que las que ofrecen los empresarios aquí. A esto, se le suma que los trabajadores y las trabajadoras que acuden a la vendimia francesa, también tienen derecho a solicitar prestaciones que, solidariamente, aporta la Francia laica.

Sr. Rajoy: Tu niña se ha puesto ha llorar al comprobar que esa libertad de la que le hablas es mentira. Tu concepto de libertad se ciñe al mercado y no a los derechos que adquiere la ciudadanía.

¿Alguna idea para crear empleo?

Ayúdanos a compartir este texto

Nuestras voces, nuestros derechos, por un mundo sin muros

Somos personas y organizaciones de migrantes, desplazados/as y refugiados/as; víctimas del tráfico de seres humanos y la trata; somos también movimientos y organizaciones sociales trabajando junto a ellos; somos sujetos individuales y colectivos que, preocupados por el hecho migratorio comprendido en su integralidad, nos hemos ocupado de desarrollar acciones comprometidas con la transformación radical de las condiciones en las que los seres humanos se han visto obligados a migrar, desplazarse o refugiarse.

Nosotras, las personas migrantes, desplazadas y refugiadas y nuestras organizaciones, nos constituimos en un nuevo sujeto político y en una fuerza social mundial que se consolida en este III Foro Social Mundial de las Migraciones.

Seguir leyendo la Declaración del III FSM de las Migraciones.

Ayúdanos a compartir este texto

3 vídeos

Me llaman calle. [3:59]
Tema que pertenece a la banda sonora de la película Princesas. Creado e Interpretado por Manu Chao.

Existes porque alguien piensa en nosotros y no al revés”, Caye (protagonista de Princesas).

Mama Tierra. [4:51]
Macaco pone voz al tema. En el vídeo han colaborado National Geographic Channel, Bebe, Julieta Venegas, Estopa, Fito, Eva Hache, Concha García Campoy, Luis Tosar, Antonio Carmona, Bunbury, Fernando Tejero, La Excepción, Kiko Veneno, Los Delinqüentes, La Mari de Chambao… Por nuestra tierra

Con su permiso. [35:47]
Documental grabado en Valencia que recoge el testimonio de una decena de vendedores inmigrantes. Pretende realizar un acercamiento al modo de vida del colectivo. Propone una política alternativa para solucionarsu problemática y se denuncia los posibles abusos. Con su permiso (y II)

Siguen los vídeos en lo más visto del canal otromundoesposible.

Ayúdanos a compartir este texto

Manifiesto contra la ley de migración europea

Señores gobernantes y parlamentarios europeos.

Algunos de nuestros antepasados, pocos, muchos o todos, vinieron de Europa.
El mundo entero recibió con generosidad a los trabajadores de la Europa migrante.
Ahora, una nueva ley europea, dictada por la naciente crisis económica, castiga como crimen la libre circulación de las personas, que es un derecho consagrado por la legislación internacional desde hace ya unos cuantos años.

Esto nada tiene de raro, porque desde siempre los trabajadores extranjeros son los chivos emisarios de las crisis de un sistema que los usa mientras los necesita y luego los arroja al tarro de la basura.

Nada tiene de raro, pero mucho tiene de infame.

La amnesia, nada inocente, impide que Europa recuerde que no sería Europa sin la mano de obra barata venida de afuera y sin los servicios que el mundo entero le ha prestado: Europa no sería Europa sin la matanza de los indígenas de las Américas y sin la esclavitud de los hijos del África, por poner sólo un par de ejemplos de esos olvidos.

Europa debería pedir perdón al mundo, o por lo menos darle las gracias, en lugar de consagrar por ley la cacería y el castigo de los trabajadores que a su suelo llegan corridos por el hambre y las guerras
que los amos del mundo les regalan.

Desde el continente americano, julio de 2008,

Atentamente.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

Caladeros de vergüenza

Enrique Cerdán Tato

Cuando te das cuenta de que, por fin, Zapatero ya sabe pronunciar la palabra crisis, y de que a Rajoy lo ha corneado, otra vez, Aznar, para enmendarle su presunta deriva; cuando compruebas cómo se enriquece el avispado comerciante chino, que se ha montado un chiringuito de venta al menudeo de quijadas de asno, para que se descalabren, a versículo bíblico, las militancias de las izquierdas y los nacionalismos de por aquí; cuando te percatas de cómo los conductores de esa trituradora de pluralidades e ideologías que es el bipartidismo, te preparan un revival de Mujercitas, para la próxima temporada, y te cuelgan, frente a frente, en la galería de las empalagosas glorias, las risueñas efigies de Leire y Soraya; cuando los precios te aprietan bolsillo y pescuezo, y te los ponen a 5 puntos de la asfixia; cuando en la tienda de la esquina, esa que se llevó por delante una gran superficie comercial, ya no te puede fiar; cuando la Volvo Ocean Race o la Fórmula 1 o ambas, te pateen tus partes pudendas, mientras se ventilan unos buenos pellizcos de tu jornal; cuando un señor que se apellida Strauss-Kahn y que encima de apellidarse de postín, dirige un ente siniestro como es el Fondo Monetario Internacional, te diga: «Estamos entre el hielo de la recesión y el fuego de la inflación», entonces, y no lo dudes, haz lo que yo: entrégate al hielo del vino con frutas y licores, y al fuego donde se asan las sardinas, como si presenciaras una nueva revelación.

Cuando se dan tantos indicios, tantos síntomas, y las verduras y el aceite de oliva siguen subiendo y el crudo, como la espuma de una guerra recién descorchada por el interés y la ambición, malo, muy malo. No pierdas tiempo, mete tus sandalias, el taparrabos y una camisita de algodón, sin ese Che, tantas veces más asesinado por el mercado y el consumismo, en tu bolsa de viaje y no pares, hasta que puedas echarte en la arena de alguna playa o en el césped junto a una piscina, y espera a que pasen los calores y los colores de la vergüenza ajena: la vergüenza que no tienen aquellos quienes andan predicando una cruzada contra la subida del salario de los trabajadores, que tantas calamidades económicas provocan; contra los inmigrantes ilegales -¿acaso es ilegal el hambre y la necesidad de algún ser humano?- que practican la delincuencia; contra los pobres del mundo; que huyen de la miseria, de sus tierras despojadas por la rapacidad de los colonizadores. Esa cruzada que se hace directiva en las instituciones europeas y se levanta como una guillotina bien afilada para cercenar hasta los más elementales derechos de la persona. ¿Es que quizá se espolvorea esa supuesta Europa de las libertades su enrojecida nariz mirándose en el espejo de Guantánamo? Europa es un caladero para la captura de intrusos, un espejismo de la esperanza, un remoto deseo para la supervivencia. Y si te zambulles en un Mediterráneo corrompido y oscuro por tantas inmundicia, tal vez solo veas la fosforescencia de los cadáveres de cuantos no rindieron su viaje al desprecio y alguna bandada de bebés que han alcanzado el paraíso de los residuos industriales. Si puedes, evita el vómito, pero no el grito.

Ayúdanos a compartir este texto

Opinar en contra de la Directiva de la Vergüenza es «de ignorante o de demagogo»

Bambi ZP se nos ha cabreado por nuestra posición en contra de la Directiva de la Vergüenza. Dice el Presidente que «algunas críticas a esta directiva sólo pueden proceder de la ignorancia supina o la demagogia irresponsable».

El hombre del «talante» se sale del guión para deleitarnos con argumentos tan vacíos que ha tenido que utilizar la descalificación de quienes hemos optado por tener otra opinión sobre la directiva de Retorno de Inmigrantes.

A ver que lo entienda, ha sido el PSOE quién, rompiendo la disciplina del voto, cambió su posición respecto a la del Partido Socialista Europeo expresada en el Parlamento Europeo, aliándose con unos cuantos extremistas de derechas.

Señor Presidente, en ocasiones es mejor hablar sin ningún tipo de cinismo y sin descalificar. Es un buen ejemplo el que un político asuma responsablemente las decisiones que adopta.

Actualizo 26.06.2008 > «La justicia antes que el poder» y «sin reconocimiento y protección de los derechos humanos no hay democracia»

Actualizo [II] 27.06.2008 > Razonada explicación. Recomendable tribuna de opinión de Soledad Gallego-Díaz. La Directiva de Retorno, Mónica Frassoni (Copresidenta del Grupo de los Verdes/ALE en el Parlamento Europeo). Perder los papeles, Jorge Volpi (escritor mexicano).

Actualizo [III] 28.06.2008 > La ‘federofobia’ en Europa, José Vidal-Beneyto.

Actualizo [IV] 29.06.2008 > Europa: de las Luces al Apagón, Juan Goytisolo.

Ayúdanos a compartir este texto

Asco

[En breve contaré el porqué de mi silencio
en la bitácora durante los últimos días]

Almudena Grandes | Vía El País

Señoras y señores, niñas y niños, europeos todos: ¡enhorabuena! Hemos conseguido cuadrar el círculo de la iniquidad. No ha sido fácil. Desde los lejanos tiempos de los barcos negreros hasta la inoculación televisiva del consumismo desaforado, el camino ha sido largo, arduo, fatigoso. Fue necesario colonizar continentes enteros, esclavizar a sus habitantes, explotar sin descanso sus materias primas, comprar reyezuelos, armar a sus enemigos, vender armas a todos por igual, crear pequeñas élites intelectuales, y sobornar después a sus miembros para producir un caos fecundo y controlado del que seguir sacando tajada.

Así prosperamos. Así nos enriquecimos. Así llegamos a un punto de desarrollo tal que no pudimos sostenerlo con nuestros propios medios. Y llegaron los inmigrantes, para recoger la basura de nuestra sociedad de obesos, para respirar los fertilizantes que intoxicaban nuestros pulmones, para hacer los trabajos que nuestros parados se negaban a hacer. Y mientras las vacas engordaron, todo fue diálogo, interculturalidad, derechos humanos y mutuos beneficios. Hasta que ya no engordaron más. Su flaqueza ha traído consigo -en plena Eurocopa, eso sí, para que no nos enteremos mucho- la versión comunitaria de Guantánamo, centros de detención sin control judicial donde encerrar a los ilegales hasta 18 meses, y desde donde hasta los niños pueden ser expulsados en cualquier momento hacia un país que ni siquiera sea el suyo.

Hace algún tiempo, dije aquí que mi voto era útil. Ahora, después de asistir a la penosa, sonrojante actuación de los socialistas españoles en esta vergüenza, estoy más segura que nunca. Zapatero ha logrado meternos por fin en Europa. No en la de las naciones, ni en la de la primera velocidad, sino en la Europa que da asco. Enhorabuena, repito. Y ahora, si me perdonan, voy a retirarme para vomitar.

Ayúdanos a compartir este texto