Los filósofos europeos reclaman la puesta en libertad de #PussyRiot

Igor Mukhin (cc) Wikimedia Commons

Igor Mukhin (cc) Wikimedia Commons

Una iniciativa de Philosophie Magazine.

Por cantar una “oración punk” contra Vladimir Putin en la catedral de Cristo Salvador de Moscú, Nadia Tolokonnikova y Maria Alekhina, del colectivo Pussy Riot, fueron condenadas en agosto de 2012 a dos años de arresto en una “colonia carcelaria” por “vandalismo motivado por el odio religioso”. Después de haber denunciado las condiciones inhumanas de la prisión y de haber iniciado una huelga de hambre, Nadia Tolokonnikova, de 24 años y madre de una niña de cinco, fue trasladada a 4.000 kilómetros de Mordovia, a la región de Krasnoyarsk, en Siberia. Según Vladimir Loukine, comisario de Derechos Humanos ruso, “cumplir su condena en esta región contribuirá a su resocialización”.

Es un lenguaje que no habíamos oído en Rusia desde la era soviética y su caza a todo el que se aparta de la norma. De hecho, la cantante de Pussy Riot se ha convertido en un símbolo de los oprimidos por el régimen: gais acosados en nombre de la lucha ahora legalizada contra la “propaganda” homosexual, trabajadores inmigrantes explotados y maltratados en las obras de Sotchi y otros lugares, penalización de la retórica antirreligiosa, víctimas de daños ecológicos causados por proyectos de construcción emprendidos sin consultar a los residentes, la oposición amordazada, ONG perseguidas… Ante estas violaciones cada vez más numerosas de los derechos humanos, Europa ha guardado un silencio asombroso.

En una carta dirigida desde su celda al filósofo Slavoj Zizek, Nadia Tolokonnikova critica la complacencia de los Gobiernos occidentales con las políticas represivas y destructoras de la libertad de Vladimir Putin. En concreto, escribe en Philosophie Magazine (noviembre de 2013): “El boicot a los Juegos Olímpicos de Sotchi en 2014 sería percibido como un gesto ético”. A petición de Philosophie Magazine, nosotros, los intelectuales europeos, hacemos un llamamiento a nuestros Gobiernos y a toda Europa para que rompan con su actitud de tolerancia culpable y presionen al Gobierno de Vladimir Putin para que libere inmediatamente a Nadia Tolokonnikova y a Maria Alekhina. Rusia es una república constitucional y miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Ha firmado la Convención Europea para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales. Ahora que se acercan los Juegos Olímpicos este mes de febrero, ha llegado el momento de dirigirle un recordatorio.

Elisabeth Badinter, Pascal Bruckner, Alain Finkielkraut, Marcel Gauchet, André Glucksmann, Agnès Heller, Axel Honneth, Claude Lanzmann, Edgar Morin, Antonio Negri, Hartmut Rosa, Fernando Savater, Richard Sennett, Bernard Stiegler, Gianni Vattimo y Slavoj Zizek.

Ayúdanos a compartir este texto

Con el cierre de WikiLeaks pierde la democracia

El gobierno de los Estados Unidos de América ha ganado una batalla a WikiLeaks. La presión ejercida a las multinacionales VISA, Mastercard y Paypal han provocado que apenas les llegue dinero para el ejercicio de actividades seguras. En el vídeo Assange lo denuncia. En este enlace, explican el nuevo sistema de donaciones.

Con este “golpe de autoridad” pierde la verdad y el derecho a la libertad de expresión. Es decir, la democracia.

 

Texto relacionado | Declaración de la ONU sobre Wikileaks | El cablegate “revela un profundo odio a la democracia”Los secretos de EEUU revelados por Wikileaks

Ayúdanos a compartir este texto

Declaración de la ONU sobre Wikileaks

Ante los acontecimientos relacionados con la divulgación de comunicaciones diplomáticas por parte de la organización Wikileaks y la posterior publicación de dicha información  en los medios masivos de comunicación, el Relator Especial de las Naciones Unidas (ONU) para la Libertad de Opinión y de Expresión y la Relatora Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) consideran oportuno poner de presente una serie de principios jurídicos internacionales. Los relatores hacen un llamado a los Estados y a los demás actores relevantes para que tengan en cuenta los mencionados principios al responder a los acontecimientos mencionados.

1. El derecho de acceso a la información en poder de autoridades públicas es un derecho humano fundamental sometido a un estricto régimen de excepciones. El derecho a la libertad de expresión protege el derecho de toda persona a tener libre acceso a la información pública y a conocer las actuaciones de los gobiernos. Se trata de un derecho particularmente importante para la consolidación, el funcionamiento y la preservación de los sistemas democráticos, por lo cual ha recibido un alto grado de atención por parte de la comunidad internacional. Sin la garantía de este derecho sería imposible conocer la verdad, exigir una adecuada rendición de cuentas y ejercer de manera integral los derechos de participación política. Las autoridades nacionales deben adoptar medidas activas a fin de asegurar el principio de máxima transparencia, derrotar la cultura del secreto que todavía prevalece en muchos países y aumentar el flujo de información sujeta a divulgación.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

Lula se solidariza con Wikileaks

El viejo Lula sabe lo que dice cuando habla de solidaridad y de libertad de expresión. Los que han sido sindicalistas -ahora que están lloviendo piedras contra ellos y ellas- saben qué significan esos básicos y esenciales términos en sus prácticas cotidiana. El Presidente de Brasil, nunca dejo de ser sindicalista por condición y por convicción al haber sido su escuela política y personal, precisamente por el ejercicio efectivo de estos valores.

Por eso, no es de extrañar que sea el único lider mundial que haya alzado la voz y haya denunciado los ataques a la libertad de expresión al tiempo que se solidariza con Wikileaks. Es la mejor forma de tirar un cable: presionando políticamente a quienes, de forma escandalosa, están convirtiendo en un experpento antidemocrático el caso Assange.

¿Quién, de la escena política mundial, siguirá sus pasos?

Ayúdanos a compartir este texto

Por la libertad de prensa en Italia

Mañana, 3 de octubre, en Roma se realiza una manifestación para denunciar el clima de persecución que sufren los periodistas y los medios de comunicación críticos con el Gobierno de Berlusconi.

“La responsabilidad requerida a las instituciones no es la misma que la que debe tener quien escribe y quien, en función de su oficio, formula preguntas. No se hacen preguntas en nombre de la propia superioridad moral. Se hacen preguntas en nombre de la propia profesión y de la posibilidad de interrogar a la democracia. Un periodista se representa a sí mismo, un ministro representa a la República. La democracia existe en el momento en el que son respetados los papeles de ambos. Para un periodista, hacer preguntas o formular opiniones no es otra cosa que ejercer su función y uno de sus derechos. Debe poder seguir trabajando serenamente, en el marco de un equilibrio de fuerzas que permita también a la otra parte reaccionar con medidas no menos lícitas. Pero un ciudadano que desempeña su trabajo no puede ser expuesto al chantaje de ver arrastrada por el fango su vida privada. Y una persona que hace preguntas no a un ciudadano privado, sino al jefe del Gobierno, no puede ser silenciada e incriminada por haber formulado simples y legítimos interrogantes.

Y lo que hoy hay que preguntarse es: ¿De verdad los electores de centroderecha pueden querer esto? ¿Pueden considerar justo no sólo el rechazo a responder a las preguntas, sino la incriminación de esas mismas preguntas? ¿Pueden sentirse cómodos cuando día tras día los ataques contra los adversarios políticos siguen el modelo del fisgoneo en el ámbito privado? ¿Pueden no ver cómo la lucha entre una información, a menudo sólo blandamente crítica, y quien trata de amordazarla, es desigual e incorrecta también en el plano de las relaciones del poder formal? ¿Pueden no sentir espanto ante el escenario en el que, a riesgo de acabar todos en el fango, todos deslegitimados, un país ya agravado por mil problemas, encallado en los bajos de la crisis económica, pueda arrastrarse más y más por la podredumbre, hasta la parálisis o hasta la disgregación? ¿De verdad quien haya votado por el centroderecha, creyéndolo legítimamente más próximo a sus intereses o a sus convicciones, puede mirar con indiferencia o aprobación esta avalancha que se abate sobre los mecanismos mismos que hacen que una democracia funcione? ¿No siente que algo se está perdiendo? El país se está volviendo malvado.”

Roberto Saviano, escritor.

Ayúdanos a compartir este texto