El trabajo en el mundo #7OCT

Estudio de la OIT que analiza la situación mundial del empleo, cinco años después del comienzo de la crisis financiera mundial. Publico la parte que examina a España.

El nivel de empleo en España es aproximadamente el mismo que hace una década y el desempleo ha alcanzado un récord histórico…

El empleo en España disminuyó en 322 mil personas en el primer trimestre de 2013, lo cual supone 16,6 millones de personas, un nivel ligeramente inferior al del primer trimestre de 2003 (16,9 millones). Al mismo tiempo, la población activa creció desde 19,2 millones en 2003 a 22,8 millones en 2013 (INE).

En el cuarto trimestre de 2012, la tasa de desempleo llegó al 26%, es decir, 3,1 puntos porcentuales por encima del valor de un año antes, lo cual supone uno de los mayores incrementos registrados en Europa con la excepción de Grecia. Los últimos datos disponibles para España muestran una tasa de desempleo aún mayor para el primer trimestre de 2013, un 27,1%, con lo que el nivel de desempleo alcanza un récord histórico ligeramente por encima de los 6 millones de personas.

El desempleo afecta en especial a aquellos trabajadores más vulnerables, como los jóvenes y los inmigrantes. La tasa de desempleo juvenil (16 a 24 años) ascendió hasta situarse en el 57,2 por ciento en el primer trimestre de 2013 y la correspondiente a trabajadores extranjeros llegó al 39,1 por ciento. Asimismo, el 46,8 por ciento de los desempleados han permanecido sin empleo durante un periodo superior al año.

En términos de la calidad del empleo, España tuvo un 22,1 por ciento de trabajadores con contrato temporal en el primer trimestre de 2013, uno de los valores más elevados de Europa. Más del 90 por ciento del empleo temporal en España es de carácter involuntario.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

Propuestas del FMI y la OIT para favorecer y #CrearEmpleo

Fondo Monetario Internacional • FMI

■ Profundizar en las relaciones laborales tocando la flexibilidad interna: modificación de las condiciones de trabajo, dejando de negociar convenios que finalicen y utilizando procedimientos de descuelgue.
■ Caminar hacia un contrato único, lo que llaman atender la dualidad,  “alineando” los costes de despido para que se incremente la antigüedad. Reducir las modalidades de contratación, ampliar el uso del nuevo contrato permanente y reducir el margen de interpretación judicial de los despidos objetivos.
■ Mejorar los servicios públicos de empleo para facilitar casar oferta y demanda. Reducir los costes de contratación, incluida las cotizaciones, para jóvenes y trabajadores de baja cualificación.
■ Impulsos a la competencia y al clima de negocios que favorezcan la reducción de los precios. Aplicar una ley de Unidad de Mercado, reducir las barreras regulatorias que impiden el crecimiento de las empresas, eliminar la indexación de los precios públicos, y encontrar una solución duradera al déficit de tarifa eléctrica. El plan de liberalización de los servicios profesionales también es importante y debe evitarse que resulte socavado por intereses creados y que sufra nuevos retrasos. Para identificar prioridades futuras y generar consenso, podría ser útil crear una “comisión de crecimiento” independiente.
■ Explorar un mecanismo que permita adelantar las ganancias de empleo derivadas de las reformas estructurales: (1) el compromiso de los empresarios de generar empleo a cambio de la aceptación por los sindicatos de una significativa moderación salarial y (2)  incentivos fiscales a través de reducciones inmediatas en las cotizaciones a la seguridad social.

Organización Internacional del Trabajo • OIT

■ Trazar una estrategia equilibrada entre los objetivos macroeconómicos y los de empleo. Abordar reformas estructurales en el sector financiero. Desbloqueo de  flujos de crédito para las empresas productivas que estimulen el crecimiento, aprovechen nuevos mercados y generen oportunidades de trabajo decente.
■ Articular programas de empleo que han tenido buenos resultados en Europa, como por ejemplo: a través de salarios subsidiados y desgravaciones fiscales y mantener a los trabajadores vinculados al mercado laboral. Políticas activas del mercado laboral para mejorar la empleabilidad de las personas. Incluye medidas dirigidas a prevenir el abandono de los estudios, oportunidades de formación dirigidas específicamente a las personas inactivas, participación en programas de trabajo o intensificar el apoyo de la búsqueda de trabajo. El “programa de garantías para los jóvenes” cuyo objetivo es ofrecer medidas y actividades especiales para facilitar que los participantes encuentren un empleo o regresen a los estudios tan pronto como sea posible desde que quedan desempleados.
■ Avanzar hacia un modelo de consolidación fiscal más suave que permita alcanzar tanto los objetivos fiscales como los de empleo. Con una cronología más realista para reducir los déficit; con un cambio en la combinación de las medidas de recuperación, lejos de los recortes de los salarios y de las inversiones reales que han frenado la demanda y mejorar la relación entre las políticas macroeconómicas y del empleo al enfrentar los problemas estructurales del sector financiero, apoyar a las PYMEs e instaurar programas del mercado laboral que priorice a los jóvenes.
■ Apostar por el diálogo social y por una mayor coordinación como elemento esencial para mejorar la elaboración de los diferentes instrumentos políticos; crear consensos que respalden procesos en favor del empleo, y asegurar que la estrategia incluya las preocupaciones sociales y económicas. Mayor cooperación entre los servicios públicos de empleo de los Estados para facilitar la movilidad y reducir el desempleo.

■ Si quieres comentar este texto o proponer nuevas ideas, utiliza esta etiqueta #CrearEmpleo en Twitter.
■ También puedes aportar tu opinión en la página de otromundoesposible en Facebook.

Ayúdanos a compartir este texto

La situación del empleo en la Unión Europea #UE

Síntesis del estudio de la OIT que analiza la situación mundial del empleo, cinco años después del comienzo de la crisis financiera mundial, en la parte que examina a la Unión Europea.

Europa necesita 6 millones de nuevos empleos para volver a los niveles anteriores a la crisis.
■ La tasa de empleo de la UE-27 se sitúa en el  57,2% (IV.T2012). Disminuye 1,4 puntos desde el cuarto trimestre de 2007.
 Alemania, Austria, Hungría, Luxemburgo, Malta, Polonia y Rumanía (7 de los 27 países) han superado las tasas de empleo anteriores 2008.
■ La caída de la tasa de empleo es muy grave en Chipre, España, Grecia y Portugal (+ 3 puntos en los últimos 2 años).

 El desempleo, sobre todo el de los jóvenes, aumenta.
 La tasa de desempleo se situó en 10,9% y el número de desempleados en 26,5 millones. 4,3 puntos mayor que hace cinco años.
 El desempleo juvenil es alarmante: el 23,5 % en marzo 2013.
 El desempleo de larga duración aumenta y es motivo de desaliento: 11,7 millones de personas desempleadas de larga duración que suponen 5,7 millones más que en 2008.

Crecen las desigualdades y los riesgos de descontento social. Las desigualdades en los ingresos además de una creciente polarización de los salarios entre países. El riesgo de descontento social en la UE es 12 puntos más alta que antes del comienzo de la crisis mundial.

 Se reduce la inversión en proporción del PIB en 3,6 puntos. En 2012, la UE representó sólo 13,6 % de la inversión mundial cuando en el año 2000 fue del 23,4%. En enero 2013, aumentó las limitación de acceso al crédito. El 14% de las PYME’s en la zona del euro informaron sobre mayores restricciones de los criterios de concesión de créditos (11% en octubre 2012).
Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto