En democracia…

El electorado popular está requemado. Si hacemos caso del último barómetro del CIS, el gobierno ha quemado en el último año la mitad de la intención de voto del PP. Si contamos desde las últimas elecciones, la cifra sube al 60%. Es decir, de cada 10 personas que tenían decidido votar PP antes de las pasadas elecciones generales, ahora solo quedan 4. Tanto en intención de voto directa, como en simpatía de voto, el PP ya no es actualmente el partido mayoritario. El descenso en la intención de voto del PP es de una dimensión desconocida hasta ahora en los registros de los barómetros del CIS. Ningún gobierno, ni del PSOE ni del PP, ni en tiempos de bonanza, ni en épocas de crisis, había sufrido un descenso tan grande en la intención de voto como la que evidencia el último barómetro.

Según el CIS, aquellas personas que votaron PP se encuentran ahora profundamente decepcionadas. Si mañana hubieran elecciones generales, uno de cada tres votantes anteriores del PP iría a la abstención o al voto en blanco y uno de cada cinco prefiere no contestar a la cuestión. Entre los nuevos votantes, por cada persona que tendría intención de votar PP, hay cuatro que votarían PSOE o IU.

Solo el 4% de los anteriores votantes del PP consideran que la situación «política» es buena o muy buena; por el contrario, el 69% encuentra que es «mala» o «muy mala», exactamente el mismo porcentaje que hace cuatro años, cuando gobernaba el señor Rodríguez Zapatero. Repito: situación «política», no económica. La impopularidad del presidente del gobierno es notable y su valoración cae a plomo. Hace cuatro años, al señor Rajoy le otorgaban los barómetros 3,54 puntos; hace dos años, 3,46; ahora 2,44. La valoración de su gobierno marca récords de impopularidad en los registros del CIS.

La composición del actual Parlament está legitimada por las últimas elecciones generales, pero ya no corresponde a la opinión general, según los datos del CIS (que no es una empresa demoscópica, sino un organismo adscrito al Ministerio de la Presidencia). El gobierno popular ha disfrutado de mayoría parlamentaria y ha remitido al BOE, después de los consejos de ministros, unos 35 reales decretos ley. A pesar de estas circunstancias y de esta manera de proceder, soslayando todo consenso político o social, el gobierno ha reconocido que no cumplirá el programa electoral por el que fue elegido y que agravará el que, para el 80% de la población, es uno de los principales problemas que padecemos: el paro.

En democracia, la pérdida de apoyo social y la ineficacia política deberían llevar inmediatamente a la disolución del Parlamento y a la convocatoria de elecciones generales anticipadas.

En democracia…

Ayúdanos a compartir este texto

Tila para el PP

Francesc J. Hernández | @FrancescJhdez | Dpto. Sociología y Antropología Social UV.

La militancia del Partido Popular debería prepararse una tila y analizar los datos del barómetro del CIS de enero, hecho antes de los escándalos de Bárcenas y Mato.

Entre los votantes del PP, sólo 1 de cada 10 piensa que la situación económica ha mejorado en el último año y únicamente 1 de cada 4 confía en que será mejor dentro de un año. Los votantes populares que piensan que la gestión del gobierno ha sido mala o muy mala (27,0%) superan por poco a los que creen que fue buena o muy buena (26,2%). Los mismos votantes del PP están divididos a partes iguales entre aquellos que depositan en Rajoy mucha o bastante confianza (49,3%) y aquellos a los que el líder ya les inspira poca confianza o ninguna (49,5%).

En cuanto a la intención directa de voto, el PP ya es superado por el PSOE. También, en la suma de intención directa más simpatía de voto y en los futuros nuevos votantes. En un año, los populares han perdido la mitad de la gente que afirmaba que, si mañana fueran las elecciones generales, les votaría. La intención de voto ha pasado del 30,5% de las respuestas del barómetro de hace un año al 15,8% ahora. El descenso (14,7 puntos) es el más grande que ha experimentado ningún partido desde los primeros datos en enero de 1996. Antes del gobierno de Rajoy, el mínimo de intención de voto al PP estaba en el 19,3%, desde julio de 2012, los barómetros sitúan la intención de voto popular por debajo de este umbral y con tendencia menguante. El electorado del PP que mañana no le votaría iría más a la abstención (15,5%) o al voto en blanco (6,6%) que a UPyD (3,2%). Parece que ha finalizado la fidelidad del electorado popular.

Si en lugar de la intención directa, consideramos la estimación de voto que hace el personal técnico del CIS, la situación no es mucho mejor para el partido en el gobierno. A estas alturas, el PP presenta las estimaciones de voto más bajas desde 1996. Si consideramos las tasas interanuales, son negativas en todos los barómetros electorales del período de Rajoy en el gobierno, en las últimas, pierde 10,7 y 7,7 puntos, respectivamente, lo cual es mucho si consideramos que en los 32 barómetros que se hicieron con Aznar en el gobierno, la mayor pérdida interanual fue de 5,1 puntos.

La caída de las expectativas electorales del PP es tan fuerte que también cuestiona el modelo bipartidista. Al llegar Rodríguez Zapatero al gobierno, la intención directa de voto de PSOE y PP sumaban el 64,8% de la muestra. Ahora es apenas la mitad, el 32,8%.

González Pons dijo en noviembre de 2011, acusando al CIS de manipular los datos a favor de Rodríguez Zapatero, que “la cocina del CIS olía a refrito”. Podría explicarnos ahora qué aroma percibe: ¿quizá a líder requemado? ¿tal vez a pérdida de la legitimidad del gobierno?.

Aconsejo tila.

Ayúdanos a compartir este texto

¿Finlandia? mejor Eslovaquia #cuestióndeeducación

@FrancescJHdez | Vía Levante-EMV (09.05.2012)

Si digo «éxito educativo», usted pensará «Finlandia». Ciertamente, esta república de cinco millones de habitantes obtiene los mejores resultados en las pruebas PISA, pero sólo el 84% de su gente entre 20 y 24 años tiene finalizada la educación secundaria superior (bachillerato o ciclos formativos de grado medio). En nuestro caso, el porcentaje es muy bajo, del 61%. Pues bien, en lugar de Finlandia, voy a proponerle otro país como sinónimo de «éxito educativo»: Eslovaquia. Este país centroeuropeo, también de cinco millones de habitantes, tiene el porcentaje mayor de toda la Unión Europea de población entre 20 y 24 años con la educación secundaria superior finalizada: el 93%.

¿Por qué Eslovaquia ha conseguido estos resultados tan envidiables? Si analizamos sus datos educativos veremos que las calificaciones de sus estudiantes  en las pruebas PISA son muy parecidas a las del nuestro. Eslovaquia: 488 puntos; aquí: 484. Por lo tanto, ahí no puede estar la diferencia. Buscamos otras razones. Aquí, casi todos nuestros niños y niñas están escolarizados a los cuatro años, mientras que allí sólo lo está un 75%. La duración probable de la escolarización es aquí de 17 años, mientras que en Eslovaquia es de 16,5. Por tanto, tampoco, no parece que los altos porcentajes de juventud con formación derivan de estudiar más o pasar más tiempo en la escuela. Usted se preguntará: ¿son el dinero invertido? Pues, tampoco. El gasto medio por estudiante en Eslovaquia es de unos 3.500 euros, la nuestra es casi de 7.000 (no entramos ahora en cómo se gastan aquí el dinero).

¿Dónde está el secreto? Claro y raso: en la igualdad entre sus habitantes. Los países que, como Eslovaquia, tienen más igualdad interna también presentan más población joven con la secundaria superior cursada. La correlación entre los indicadores de igualdad y el porcentaje de jóvenes con estudios secundarios superiores finalizados es elevadísima, entre el 71% y el 80%. Ninguna otra variable didáctica presenta correlaciones tan elevadas. Es por ello que otros países con una notable igualdad interna, como Eslovenia, la República Checa o Dinamarca, también obtienen porcentajes elevados de juventud con la secundaria superior finalizada. Los porcentajes más bajos, sin embargo, los presentan aquellos países con índices de desigualdad mayor, como es el caso de Portugal o España, que están, recordemos, entre los países más desigualitarios de la Unión Europea.

Señoras y señores, los datos son irrefutables. Si un gobierno quiere tener mejores resultados educativos, debe afanarse en construir una sociedad más igualitaria, que es justo lo contrario de lo que hacen por aquí. La política del PP de favorecer a los grandes capitales o perdonar impuestos a los ricos mientras que rebaja salarios y sube impuestos a la clase trabajadora y los pensionistas, incrementa las desigualdades y hace prever que continuaremos yendo muy por detrás también en educación y formación. ¡Basta de improvisar reformas educativas, culpabilizando al profesorado y al alumnado! Lo que hace falta es reducir las desigualdades sociales. Por lo tanto, si usted escucha “éxito escolar” pienso en Finlandia, o mejor en Eslovaquia, pero olvídese de nuestro país mientras continúan estas políticas.

Ayúdanos a compartir este texto

Columna de hipocresía

| Robert Fisk |

Terror, terror, terror, terror, terror. Ahí vamos de nuevo. Israel va a erradicar el terror palestino –es lo que lleva 64 años diciendo que hace, sin éxito–, en tanto Hamas, la más reciente de las mórbidas milicias de Palestina, anuncia que Israel ha abierto las puertas del infierno al asesinar a su líder militar, Ahmed Jaabari.

Hezbolá anunció varias veces que Israel había abierto las puertas del infierno al atacar Líbano. Yasser Arafat, quien fue un súper terrorista, luego un súper estadista –después de capitular en el jardín de la Casa Blanca– y después otra vez un súper terrorista, al darse cuenta de que fue engañado en Camp David, también fanfarroneó sobre las puertas del infierno en 1982.

Más en Página/12.

Ayúdanos a compartir este texto

El llamamiento de Oslo a Europa

Jürgen Habermas | Vía @repubblicait | @presseuropes

La Unión Europea recibe el premio Nobel de la Paz precisamente ahora, cuando sufre la crisis más grave de su historia. En la exposición de sus motivos, el Comité del Nobel la felicita por “haber contribuido a que la mayor parte de Europa pasara de ser un continente en guerra a un continente en paz“. Está claro que nos habría costado imaginar otros motivos para justificar la concesión de un premio Nobel de la Paz.

Sin embargo, las circunstancias de la crisis actual arrojan una luz especial sobre el significado de este Nobel, o más concretamente, sobre las repercusiones que esta decisión puede tener en la situación actual de la Unión. Personalmente, interpreto la concesión del premio Nobel de la Paz a la UE en su momento de mayor debilidad como una súplica dirigida a las élites políticas europeas, esas mismas élites que vemos cómo se comportan hoy ante la crisis sin valentía o sin visión alguna.

Más allá de los antagonismos históricos

Este premio Nobel de la Paz comunica claramente a los Gobiernos que hoy dirigen los países miembros de la unión monetaria que tienen que ir más allá de los límites de su sombra nacional y que por lo tanto es necesario hacer que el proyecto europeo avance. Este mensaje se repite claramente en al menos tres ocasiones en el propio texto del llamamiento. El Comité del Nobel comienza elogiando la reconciliación y la construcción de la paz en Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

A continuación, el texto menciona los esfuerzos de construcción y de fomento de la democracia y de la libertad, así como los procesos de liberalización que inició la Unión Europea en los años ochenta para Grecia, España y Portugal, similares a los de los años 1989 y 1990 dirigidos a los países de Europa Central y Oriental, que más tarde formarán parte de la Unión. Unos esfuerzos que Europa debe desplegar y movilizar en los Balcanes. El Comité del premio Nobel alaba la valentía que tuvo Europa para superar los antagonismos históricos y para conseguir el éxito civilizador que constituye la ampliación de la Unión Europea, que algún día deberá incluir a Turquía.

La Europa de los ciudadanos

Pero eso no es todo. Hay que llegar a la tercera razón del Comité para encontrar la ironía que rige la concesión de este premio Nobel de la Paz a la UE. El Comité del Nobel hace referencia a la crisis económica que, en los países miembros de la eurozona, es la causa “de gran malestar y de tensiones sociales considerables” y que empuja al borde de la ruptura a una Europa que sufre la debilidad de sus líderes. Lo que está en juego, si se lee bien el texto, es el tercer principal logro de la Unión, es decir, su modelo social, basado en el Estado del bienestar.

Actualmente, nosotros, los europeos, insistimos en permanecer inmóviles y en silencio en el umbral de una Unión de dos velocidades. Por ello también interpreto la decisión de conceder el premio Nobel de la Paz a la Unión Europea como un llamamiento a la solidaridad de los ciudadanos, que deberán decir qué tipo de Europa desean tener. Sólo la profundización de las instituciones en la “KernEuropa”, el núcleo duro europeo, permitirá domar un capitalismo que se ha vuelto incontrolable y detener el proceso de destrucción interno de la Unión.

Ayúdanos a compartir este texto

7 notas + 1 encuesta ante la posibilidad de una #HuelgaGeneral @SocialcumbreS

1.- Entre los acuerdos de la tercera reunión de la Cumbre Social, se establece para todas las organizaciones integrantes el:

Darnos un plazo para que cada organización valore la posibilidad de convocar una Huelga General, con profundo carácter social, durante la tramitación parlamentaria del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2013.

2.- Esta tramitación parlamentaria se realiza: del 4 al 9 de octubre, comparecen en Comisión los responsables de los ministerios para explicar las partidas correspondientes. Los grupos parlamentarios tendrán de plazo hasta el 19 de octubre a las 14 horas para presentar enmiendas a la totalidad; y el día 26 a las 14 horas concluye el de las enmiendas al articulado. Entre los días 23 y 25 de octubre se celebrará el debate de totalidad del Proyecto de Ley de Presupuestos. Una vez superado el debate de totalidad, se reunirá la ponencia, que elaborará su informe antes del 31 de octubre. A continuación, la Comisión de Presupuestos se reunirá para analizar y votar las enmiendas y elaborará, antes del 8 de noviembre, el dictamen, que será elevado a Pleno del 13 al 15 de noviembre. Después, a la Cámara Alta… que dará su visto bueno. La aprobación definitiva Proyecto de Ley de Presupuestos se prevé del 18 al 20 de diciembre.

3.- La posible convocatoria de una huelga general tiene sentido si las organizaciones sindicales de ámbito general están de acuerdo y lo aprueban sus órganos de dirección.

4.- Las huelgas generales convocadas en España han sido respuesta a agresiones directas a los trabajadores y las trabajadoras (reformas laborales, desempleo y prestaciones, pensiones). Es decir, de manera explícita y con un claro anclaje en el mundo del trabajo. Esta previsible convocatoria se hace como rechazo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), porque sintetizan “más paro, más recortes, menos protección social. Quieren arruinar el país! Hay que impedirlo”.

5.- Las organizaciones que pertenecen a la Cumbre juegan un papel activo ya que pueden —y deben— aportar enmiendas a los presupuestos a través de reuniones bilaterales con los grupos políticos parlamentarios. En este supuesto, la Cumbre deberá elegir una comisión delegada o un grupo de personas que representen el consenso de la Cumbre para elaborar y presentar estas enmiendas en sede parlamentaria.

6.- La convocatoria de una huelga general, en caso de llevarse a cabo, debe concretarse para la primera quincena de noviembre. En ese periodo, finaliza la posibilidad de modificar los presupuestos en la Cámara Baja.

7.- Una huelga general adquiere significado para los trabajadores y las trabajadoras, si fruto del ejercicio de este derecho constitucional, intenta modificar aquello por lo que secundamos el paro.

Tu opinión cuenta.
Vota y si quieres, puedes comentar y/o

  • Positivamente. Hay que convocar una huelga general. (67%, 30 Votos)
  • Prefiero utilizar otras formas de movilización y presión sin recurrir a la huelga general. (29%, 13 Votos)
  • No lo tengo claro. (4%, 2 Votos)
  • Negativamente. No hay que convocar una huelga general. (0%, 0 Votos)

Total votos: 45

Loading ... Loading ...
Ayúdanos a compartir este texto

Por un cambio de rumbo en la política europea

Jürgen Habermas | Peter Bofiger | Julian Nida-Rümelin | Frankfurter Allgemeine Zeitung, vía @El_Pais

La crisis del euro refleja el fracaso de una política carente de perspectiva. Al Gobierno alemán le falta el valor para superar un status quo que se ha hecho insostenible. Esa es la causa de que, a pesar de amplios programas de rescate y cumbres sobre la crisis que a estas alturas ya son casi incontables, la situación de la Eurozona haya empeorado continuamente a lo largo de los dos últimos años. Sobre Grecia, tras la debacle económica, pende la amenaza de la salida del euro, que iría vinculada a una imprevisible reacción en cadena en el resto de los Estados miembros. Italia, España y Portugal han caído en una grave recesión que constantemente empuja al alza el paro. El desfavorable desarrollo coyuntural de los países con problemas empeora la situación —de todos modos inestable— de la banca, y la creciente inseguridad respecto al futuro de la unión monetaria hace que los prestamistas cada vez sean más reacios a conceder crédito a los países con problemas. Los intereses crecientes de la deuda pública, pero también la difícil situación económica, dificultan a su vez los procesos de consolidación, que en cualquier caso no son sencillos.

Esta desestabilización que se potencia a sí misma se puede atribuir, en lo esencial, a que las estrategias para la superación de la crisis no han traspasado el umbral de profundizar las instituciones europeas. El hecho de que no haya hecho más que agudizarse —durante estos años en los que se han ensayado soluciones graduales mal concebidas— pone de manifiesto la falta de capacidad para fijar el rumbo político.

No obstante, la justificación de dar un gran paso hacia la integración no deriva únicamente de la crisis actual de la Eurozona, sino también, y en igual medida, de la necesidad de, mediante una autocapacitación de la política, volver a meter en cintura el desorden del fantasmal universo paralelo que los bancos de inversión y fondos de riesgo han construido al lado de la economía real, productora de bienes y servicios. Las medidas que se requieren son patentes. Pero no se ponen en marcha porque, por un lado, su implementación en el marco de los Estados nacionales tendría consecuencias contraproductivas y, por otro, porque las intenciones regulatorias acordadas en 2008 en la primera cumbre del G-20 en Londres requerirían una actuación coordinada en un nivel mundial que hasta el momento ha fracasado por la fragmentación política de la comunidad de Estados.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

Guerra de mentiras e hipocresía

Robert Fisk | Vía @lajornadaonline

¿Se habrá visto en Medio Oriente una guerra en la que impere semejante hipocresía? ¿Una guerra de tal cobardía, moralidad malvada, con tan falsa retórica y vergüenza pública? No hablo de las víctimas físicas de la tragedia en Siria. Me refiero a las mentiras y mendacidad de nuestros gobernantes y nuestra opinión pública –tanto en Oriente como en Occidente– en ambos casos, dignas de risotadas: no son sino una horrible pantomima más propia de una sátira de Swift que de Tolstoi o Shakespeare.

Mientras Qatar y Arabia Saudita arman y financian a los rebeldes sirios para derrocar la dictadura alawita-baazista-chiíta de Bashar Assad, Washington no pronuncia ni una crítica contra estas naciones. El presidente Barack Obama y su secretaria de Estado Hillary Clinton dicen que quieren democracia para Siria, pero Qatar es una autocracia y Arabia Saudita está entre los más perniciosos califatos dictatoriales del mundo árabe. Los gobernantes de ambos estados heredan el poder de sus familias, igual que lo hizo Bashar, y Arabia Saudita es aliada de los opositores salafistas waabitas de Siria de la misma forma en que fue un ferviente defensor del Talibán medieval durante las épocas oscurantistas de Afganistán.

Más

Ayúdanos a compartir este texto

Reinventando la educación

Leonardo Boff | @leonardoboff

Muniz Sodré, profesor titular de la Universidad Federal de Río de Janeiro, es una persona que sabe mucho, pero lo singular de él es que piensa, como pocos, lo que sabe. El fruto de su pensar es un libro notable que acaba de salir: Reinventando la educación: diversidad, descolonización y redes (Vozes 2012).

En ese libro procura enfrentarse a los desafíos planteados a la pedagogía y a la educación que se derivan de los distintos tipos de saberes, de las nuevas tecnologías y de las transformaciones promovidas por el capitalismo. Todo esto a partir de nuestro lugar social que es el hemisferio sur, un día colonizado, que está pasando por un interesante proceso de neodescolonización y por un enfrentamiento con el debilitado neoeurocentrismo, hoy devastado por la crisis del euro.

Muniz Sodré analiza las distintas corrientes de la pedagogía y de la educación desde la paideia griega hasta el mercado mundial de la educación, que representa una burda concepción de la educación utilitarista, al transformar la escuela en una empresa y en una plaza de mercado al servicio de la dominación mundial.

Desenmascara los mecanismos de poder económico y político que se esconden detrás de expresiones que están en la boca de todos, como «sociedad del conocimiento o de la información». En otras palabras, el capitalismo-informacional-cognitivo constituye la nueva base de la acumulación del capital. Todo se ha vuelto capital: capital natural, capital humano, capital cultural, capital intelectual, capital social, capital simbólico, capital religioso… capital y más capital. Por detrás se oculta una monocultura del saber maquinal, expresado por la «economía del conocimiento» al servicio del mercado.

Hoy en día se ha planeado un tipo de educación que busca la formación de cuadros que prestan «servicios simbólico-analíticos», 
cuadros dotados de alta capacidad de inventar, de identificar problemas y de resolverlos. Esta educación distribuye conocimientos de la misma forma que una fábrica instala componentes en la línea de montaje.

De esta manera la educación pierde su carácter de formación. Cae bajo la crítica de Hannah Arendt que decía: se puede seguir aprendiendo hasta el fin de la vida sin educarse jamás. Educar implica aprender a conocer y hacer, pero sobre todo aprender a ser, a convivir y a cuidar. Implica construir sentidos de vida, saber tratar con la compleja condition humaine y definirse frente a los rumbos de la historia.

Lo que agrava todo el proceso educativo es el predominio del pensamiento único. Los norteamericanos viven de un mito y del «destino manifiesto». Imaginan que Dios les reservó un destino, el de ser el «nuevo pueblo escogido» para llevar al mundo su estilo, su modo de producir y consumir ilimitadamente, su tipo de democracia y sus valores del libre mercado. En nombre de esta excepcionalidad intervienen en el mundo entero, con guerras incluso, para garantizar su hegemonía imperial sobre todo el mundo.

Europa todavía no ha renunciado a su arrogancia. La Declaración de Bolonia de 1999 que reunió a 29 ministros de educación de toda Europa afirmaba que sólo ella podría producir un conocimiento universal, capaz de ofrecer a los ciudadanos las competencias necesarias para responder a los desafíos del nuevo milenio. Antes, la imaginada universalidad secundaba los derechos humanos y estaba presente en el propio cristianismo con su pretensión de ser la única religión verdadera. Ahora, la visión es de menor alcance, sólo Europa garantiza eficacia empresarial, competencias, habilidades y destrezas que realizarán la globalización de los negocios. La crisis económico financiera actual está volviendo ridícula esta pretensión. La mayoría de los países no saben cómo salir de la crisis que han creado. Prefieren lanzar a sociedades enteras al desempleo y la miseria para salvar el sistema financiero especulativo, cruel y sin piedad.

Muniz Sodré plantea en su libro estas cuestiones para la realidad brasileña con el fin de mostrar qué desafíos debe afrontar nuestra educación en los próximos años. Ha llegado el momento de asumirnos como pueblo libre y creativo y no un mero eco de la voz de los otros. Rescata los nombres de educadores que pensaron una educación adecuada a nuestras virtualidades, como Joaquim Nabuco, Anísio Teixeira y particularmente Paulo Freire. Darcy Ribeiro hablaba con entusiasmo de la reinvención de Brasil a partir de la riqueza del mestizaje entre todos los representantes de los 60 pueblos que vinieron a nuestro país.

La educación reinventada nos debe ayudar en la descolonización y la superación del pensamiento único, aprendiendo con las diversidades culturales y sacando provecho de las redes sociales. De este esfuerzo podrán nacer entre nosotros los primeros brotes de otro paradigma de civilización que tendrá como centralidad la vida, la humanidad y la Tierra, la que algunos llaman también civilización biocentrada.

Ayúdanos a compartir este texto

Lo que hay que decir

 

Por qué guardo silencio, demasiado tiempo,

sobre lo que es manifiesto y se utilizaba

en juegos de guerra a cuyo final, supervivientes,

solo acabamos como notas a pie de página.

Es el supuesto derecho a un ataque preventivo

el que podría exterminar al pueblo iraní,

subyugado y conducido al júbilo organizado

por un fanfarrón,

porque en su jurisdicción se sospecha

la fabricación de una bomba atómica.

Pero ¿por qué me prohíbo nombrar

a ese otro país en el que

desde hace años —aunque mantenido en secreto—

se dispone de un creciente potencial nuclear,

fuera de control, ya que

es inaccesible a toda inspección?

El silencio general sobre ese hecho,

al que se ha sometido mi propio silencio,

lo siento como gravosa mentira

y coacción que amenaza castigar

en cuanto no se respeta;

“antisemitismo” se llama la condena.

Ahora, sin embargo, porque mi país,

alcanzado y llamado a capítulo una y otra vez

por crímenes muy propios

sin parangón alguno,

de nuevo y de forma rutinaria, aunque

enseguida calificada de reparación,

va a entregar a Israel otro submarino cuya especialidad

es dirigir ojivas aniquiladoras

hacia donde no se ha probado

la existencia de una sola bomba,

aunque se quiera aportar como prueba el temor…

digo lo que hay que decir.

¿Por qué he callado hasta ahora?

Porque creía que mi origen,

marcado por un estigma imborrable,

me prohibía atribuir ese hecho, como evidente,

al país de Israel, al que estoy unido

y quiero seguir estándolo.

¿Por qué solo ahora lo digo,

envejecido y con mi última tinta:

Israel, potencia nuclear, pone en peligro

una paz mundial ya de por sí quebradiza?

Porque hay que decir

lo que mañana podría ser demasiado tarde,

y porque —suficientemente incriminados como alemanes—

podríamos ser cómplices de un crimen

que es previsible, por lo que nuestra parte de culpa

no podría extinguirse

con ninguna de las excusas habituales.

Lo admito: no sigo callando

porque estoy harto

de la hipocresía de Occidente; cabe esperar además

que muchos se liberen del silencio, exijan

al causante de ese peligro visible que renuncie

al uso de la fuerza e insistan también

en que los gobiernos de ambos países permitan

el control permanente y sin trabas

por una instancia internacional

del potencial nuclear israelí

y de las instalaciones nucleares iraníes.

Solo así podremos ayudar a todos, israelíes y palestinos,

más aún, a todos los seres humanos que en esa región

ocupada por la demencia

viven enemistados codo con codo,

odiándose mutuamente,

y en definitiva también ayudarnos.

 

Günter Grass | Vía @El_Pais

Traducción de Miguel Sáenz. El texto original en alemán se publica hoy en el diario Süddeutsche Zeitung.

Ayúdanos a compartir este texto