Pacto Social 2011

Este es el texto del Acuerdo Social y Económico alcanzado en la madrugada de hoy entre Gobierno, CCOO y UGT y Patronal. El acuerdo consta de tres partes. En la primera se aborda: Pensiones (acuerdo para la reforma y fortalecimiento del sistema público de pensiones); acuerdo sobre políticas activas de empleo y otras materias de índole laboral y el acuerdo sobre política industrial, política energética y política de innovación. La segunda parte, es el compromiso entre gobierno y sindicatos para el tratamiento de cuestiones relativas a la Función Pública. Y por último, la tercer parte es el acuerdo entre sindicato y patronal sobre criterios básicos para la reforma de la negociación coletiva.

Hoy, los máximo órganos de dirección entre Congresos, de las organizaciones sindicales, debatirán y votarán la propuesta del llamado Pacto Social. No se preveé un debate sin controversia, como también sucede en el conjunto de la sociedad. El Acuerdo que se propone en España afecta a millones de personas, es de profundo calado, (casi) integral y que atiende las debilidades estructurales, los desajustes socioeconómicos y los graves efectos de la crisis. Pasado mañana, pase lo que pase, se escenificará su firma en La Moncloa. Habrá que leerlo para crearnos una opinión.

Ayúdanos a compartir este texto

El gobierno de mi país

World Aids Day Ribbon | CCEl gobierno de mi país, alardeaba hace muy poco estar en la champion leage de la economía mundial.
El gobierno de mi país, vacilaba de haber superado a Italia en el ranking de riqueza mundial.
El gobierno de mi país, intentó hacernos creer la falacia de que “bajar impuestos era de izquierdas”.
El gobierno de mi país, derrochó dinero a raudales con medidas fiscales populistas por conseguir un puñado de votos.
El gobierno de mi país, instrumentalizó el necesario dialogo social capaz de taponar las heridas de esta crisis.
El gobierno de mi país, ha reventado el dialogo social y la parte correspondiente de democracia representativa, apartando a patronal y sindicatos, sustituyéndolo por un lobby llamado G39.
El gobierno de mi país, asume que no se creará empleo hasta dentro de unos años.
El gobierno de mi país, acaba de anunciar que las personas en desempleo y sin ningún tipo de prestación social, que le sirva de colchón, se quedan sin la ayuda de 426 euros.
El gobierno de mi país, esta formado por dirigentes del Partido Socialista Obrero Español.
El gobierno de mi país, ¿podría ofrecer alguna explicación política convincente?.

Ayúdanos a compartir este texto

Implicaciones de la reunión del G39

Apenas faltan un café para que comience la reunión de Rodríguez Zapatero con la crem de la crem de los poderes empresariales de este país. Que el Presidente del Gobierno pueda reunirse con quien quiera no está en discusión, pero sí debe de quedar claro y transparente que por el contexto de crisis económica y sobre todo por el fracaso en el diálogo social, este encuentro tiene una visión política que pudiera aproximarse a:

1. El repliegue de la política a los intereses corporativos de determinadas empresas.

2. El reconomiento de un potente lobby compuesto por un grupo de 39 grandes empresas (G39).

3. En poner más trabas a la recomposición del malogrado diálogo social entre CEOE-Cepyme, CCOO y UGT.

4. Es la convocatoria de las todopoderosas 39 empresas. Y surge una pregunta: ¿quién paga la factura?.

Actualización. Según constatan diferentes medios de comunicación, el G39 ha exigido al Gobierno firmeza y “que no le tiemble el pulso en las reformas” de pensiones, negociación colectiva, sector financiero… y Zapatero ha “prometido a los empresarios acelerarlas“.

Ya me queda más claro quienes pagan la factura.

Ayúdanos a compartir este texto

El Sáhara agudiza los problemas del Gobierno de España

I. Dice Javier Bardem, un tipo comprometido con la justa causa saharauí,  que “la actitud del Gobierno español es una vergüerza” al mantener tanta tibieza y mediocridad ante hechos tan contundentes como graves como los que se han producido en El Aaiún: un auténtico atropello a los derechos más elementales, los humanos.

II. Lo que Bardem ha manifestado es, y sin riesgo de equivocarme, una opinión mayoritariamente compartida.

III.  El nuevo gobierno no sólo tenía un problema de comunicación, sino que agudiza su falta de sintonía en cuestiones de especial sensibilidad y trascendencia para la gente. Tiene un problema político y, al parecer, ya no no quedan rescates para el.

IV. 35 años después, seguimos apoyando la libertad del pueblo saharaui.

Ayúdanos a compartir este texto

Esperando la política…

(…) ¿Le ha gustado a José K. el cambio de Gobierno? Pues cree que está bien, lo que demuestra que la cosa estaba mal. O lo que es lo mismo, que si creemos que Zapatero ha acertado ahora será porque damos por sentado que antes se ha equivocado hasta el desastre. Y si hoy apostamos por la experiencia, ¿por qué hemos tenido lo que hemos tenido? No es la edad: es el currículum, estúpido, es el currículum. (…)

(…) Porque está muy bien que se hayan buscado ministros para explicar. Aplaudamos con ritmo hasta llegar a las palmas de la rumba, que siempre significan alegría, contento y jarana. Pero nuestro hombre, que trae el retintín de serie, se pregunta: ¿y para explicar qué? ¿Que vamos a hacer la mejor política de derechas del mundo mundial? ¿Que David Cameron es una criatura de pecho ante los recortes que debemos emprender, Europa nos señala, el FMI se enfada y hasta Obama y un señor chino nos guían por la buena senda? ¿Que le vamos a hacer al Partido Popular el grueso de la reforma laboral que ni siquiera se atreve a anunciarnos don Mariano Rajoy Brey, tan ricamente en la sombrita observando cómo a los que sus comandos de asalto tachan de rojos peligrosos y paleolíticos le hacen el trabajo sucio? (…)

../..

Lo dejo aquí. Puedes acceder al texto completo, sobre la crisis de Gobierno de España, “Pero, ¿tienen algo que explicar?”  de José María Izquierdo.

Ayúdanos a compartir este texto

100 días para el Ministro de Trabajo

La cartera de Trabajo va a ser una de las más complicadas de gestionar, no solo por el conflicto abierto que tiene con los sindicatos sino también por las reformas que quedan por hacer: negociación colectiva, pensiones y políticas activas de empleo; pero sobre todo por la imperiosa necesidad de generar empleo. Leyendo la entrevista publicada en el diario El País, extraigo estas conclusiones.

I. El Ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, está a favor de la reforma laboral, hoy Ley 35/2010, que motivó la pasada huelga general del 29 de septiembre. Por lo tanto, el conflicto sindical lo sigue teniendo abierto. No es una cuestión menor recordar que las organizaciones sindicales exigen rectificación y a ésta, ni se le espera. De sus palabras se deduce una posible negociación del desarrollo de la ley.

II. Es un hombre que va más allá de tener el carné en la “mesilla de noche”. Es muy de su sindicato por el cual,  Gómez se mojó y se mojará. Este es el quit de la cuestión.

III. Al parecer hay un gran problema de comunicación de las cuestiones del gobierno. Gómez se suma a esta idea queriendo “explicar esa reforma”. Y a esto dos cosas: la primera, la reforma ya está explicada; y dos, lo que debería explicar el ministro es cómo va a recomponer el diálogo social y cuál será su formato, contenidos y tiempos.

IV. Ya sabemos que las reforma pendientes son imparables. Lo que todavía no sabemos son las propuestas del Ministerio de Trabajo para afrontar las reformas. Quizás su vecina, la Vicepresidenta II y Ministra de Economía, ya tenga clara las líneas del Ejecutivo.

V. Está bien eso de dar algún que otro titular como “La reforma de pensiones ha de ser pactada” y acto seguido imponer los cambios “en los convenios con o sin agentes sociales”.

Espero esos cien días para que pueda escribir otro texto enmendando mis errores.

Ayúdanos a compartir este texto

Exigir, mostrar y cambiar


“La huelga general pretende exigir que se modifique una política de ajuste focalizada en las clases populares: congelación actual y previsión futura de recorte de las pensiones, reducción de retribuciones a los empleados públicos, profunda regresión de los derechos laborales. (…)”

“La huelga quiere mostrar el rechazo al giro copernicano de un Gobierno que de presentarse como el campeón de las políticas sociales ha pasado a ser el campeón de las más antisociales. Fue incapaz de aceptar -cuando bastantes expertos lo venían advirtiendo- las consecuencias del modelo de crecimiento basado en el ladrillo y el endeudamiento masivo del sector privado. Su política fiscal ha estado basada en la idea de que bajar impuestos, o adoptar medidas populistas como la deducción general de 400 euros en el IRPF, era de izquierdas. Tampoco ha hecho nada contra el fraude fiscal y ha terminado regalando las cajas de ahorros a los bancos. Ahora pretende hacernos creer que sus actuales medidas son las que siempre ha defendido y que el debilitamiento de los pilares del Estado de bienestar es la mejor manera de que la gente viva mejor en el futuro.

La huelga busca cambiar radicalmente una reforma laboral que se suma y es peor que todas las anteriores. Esta reforma no crea puestos de trabajo ni arregla la temporalidad del empleo. Despedir a los trabajadores será, eso sí, más fácil. Desde mediados de los noventa, y con esta reforma, se ha reducido entre un 48% y un 64% el coste del despido para las empresas (mucho más con la nueva redacción de las causas objetivas de despido, que llevará a los jueces a declarar despido justificado el que antes declaraban improcedente). Además, en 15 años la rebaja de la indemnización por despido de los trabajadores fijos alcanza entre un 30% y un 72%.”

José María Zufiaur en su tribuna “Huelga general contra el giro antisocial

Ayúdanos a compartir este texto

Algunas encuestas sobre el apoyo a la huelga general

Anunciada la convocatoria de huelga general, en algunos medios de comunicación aparecen las primeras encuestas sobre el apoyo a esta medida. Con todos los matices que queramos a la base científica de estas votaciones, es relevante que en todas prevalece el no.

El Mundo.es | ¿Secundará la huelga general? 12%, sí; 88%, no.

Público.es | ¿Irás a la huelga general? 45% sí; 52%, no.

ABC.es |¿Apoyas la convocatoria de huelga general? 25% sí; 75% no.

La Vanguardia.es | ¿Puede ser positivo en un contexto de crisis el planteamiento de una huelga general? 22%, sí; 77% no.

La Voz de Galicia.es | ¿Le parece oportuno convocar en estos momentos una huelga general? 25%, sí; 75% no.

Las personas que participaron en otromundoesposible.com, votaron un 76% a favor y un 27% en contra.

Ayúdanos a compartir este texto

¿Para qué sirve un discurso de investidura?

Me hago una idea de lo que es un discurso de investidura, lo que todavía no tengo muy clara es para qué sirve. Os pongo un ejemplo con algunos párrafos de lo dicho, hace apenas 2 años, por el Presidente Zapatero:

«Pido su confianza para proseguir durante los cuatro próximos años el crecimiento y la prosperidad de España, y para superar de la mano de empresarios y trabajadores la fase de desaceleración económica que atraviesa nuestra economía en el contexto mundial.

En los últimos cuatro años hemos crecido más y hemos creado más empleo que cualquier país de nuestro entorno. Hemos sabido ser fieles al compromiso de estabilidad presupuestaria, hemos sido capaces de ahorrar y de disminuir la deuda pública, y, por todo ello, en 2008 España tiene una economía más fuerte que en 2004.

La repercusión de la crisis mundial sobre nuestra economía está amortiguada porque nuestro país afronta esta coyuntura en buena situación, con unos fundamentos económicos robustos. Tenemos, además, la oportunidad de utilizar este reto para reforzar nuestra capacidad de crecimiento y mejora del bienestar de los ciudadanos. Lo lograremos si somos capaces de articular las políticas y respuestas adecuadas.

La política económica del Gobierno irá dirigida a reforzar las capacidades de crecimiento de nuestra economía y lo haremos guiándonos por tres principios esenciales: primero, una política fiscal y presupuestaria cauta y prudente; segundo, una política económica que refuerce la competitividad de nuestro aparato productivo y reduzca de forma paulatina nuestro diferencial de inflación, y, tercero, un diálogo permanente con los agentes económicos que involucre a todos quienes tenemos responsabilidades en el devenir económico de nuestro país.

Los superávits acumulados en los últimos años permitirán absorber el impacto que una menor actividad en la economía pudiera tener sobre los ingresos públicos y el aumento de algunos gastos ligados a la protección social sin necesidad, ni de subir impuestos, ni de imponer recortes sociales.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto