Impacto de #LaAyudaImporta y camino del #DaTactic2

Las amigas y los amigos de #DaTactic, una acción colectiva que el pasado 8 de abril denunció, mediante el uso inteligente de datos y de las redes sociales, el desmantelamiento de la cooperación al desarrollo, me remiten esta evaluación con los resultados del impacto y con las opiniones del grupo de personas que participamos. Lo comparto contigo.

Aquella fue una experiencia muy positiva por la denuncia realizada, por la creatividad y la inteligencia compartida, por conocer a buena gente; con todas las posibilidades de mejora que surgen y, sobre todo, con todo el agradecimiento a cuantas personas respondisteis a la convocatoria y os implicasteis en multiplicar el mensaje de #LaAyudaImporta.

De la acción a la reflexión y, de nuevo, a la acción. Así, como resultado de la voluntad mayoritaria, por no decir unánime, se ha quedado para un segundo encuentro, previsto para el jueves 22 de mayo.

Será el #DaTactic2 y se sitúa en vísperas de las Elecciones europeas (#EP2014) de ahí que el acento se ponga en potenciar la participación en este proceso que prevé tenga una alta abstención con los consiguientes problemas tanto de legitimidad democrática como de auge del populismo.

Dejó escrito Václav Havel sobre la política que el era “partidario de una política antipolítica. Es decir, de una política que no equivalga a una tecnología del poder y la manipulación con él como una forma de dirección cibernética de los hombres o como un arte de finalidades concretas, prácticas o intrigas, sino de la política como una de las formas de buscar y de conquistar el sentido de la vida; cómo protegerlo y cómo servirle; una política como moralidad practicada; como un servicio a la verdad; como preocupaciones por nuestros prójimos, preocupaciones auténticamente humanas, que se rigen por medidas humanas”.

Estamos llamados a participar en la búsqueda del bien común, lo más coherente posible, cada uno de nuestros días.

Ayúdanos a compartir este texto

La solidaridad no puede esperar. Ahora #SíToca #DaTactic

La formación para la acción. La colaboración e innovación para compartir conocimiento, estrategias y tácticas en redes sociales. Barcamp + TED + Hackathon… ¿qué es todo esto?

Un grupo de personas vinculadas a las redes, los datos, la acción, la comunicación y la cooperación nos reunimos, durante todo el día de hoy, para analizar el desmantelamiento de las políticas públicas de cooperación, las que permiten mantener la esperanza de muchos “otros”. Esas que nunca tocan, pero que te tocan.

En el este aprendizaje compartido, también publicaremos datos, analizaremos redes, formaremos en herramientas, monitorearemos en tiempo real una acción social media y buscaremos tener impacto. Vamos a necesitar todos “los dedos” posibles para hacer visible el abandono de la solidaridad por parte de las instituciones del Estado.

La crisis no es razón para quitar de la agenda política la fraternidad con “el otro”.

Hoy, #SíToca

Actualizo
Un texto de @lidiaucher de #DaTactic: Contar lo que importa, no lo que impacta: datos, redes, acción para salvar la cooperación

Ayúdanos a compartir este texto

Algunos cambios…

Como algunos y algunas habréis podido ver, durante un tiempo he estado realizando cambios en la bitácora con la finalidad de incorporar prestaciones que puedan hacer más práctica la incorporación de vuestras opiniones, la multiplicación de los textos editados en otromundoesposible.com y el encuentro-diálogo en las redes sociales.

Otro mundo es posible es mucho más que un blog. No descubro nada con esta afirmación, lo compruebo a diario, pero en este mundo en Red, con internet, acentuado ahora con la explosión de las redes sociales, se ha hecho más evidente en el perfil otromundoesposible en facebook. Digamos -permitirme el atrevimiento- que es, también, una marca social. Cientos de las personas o instituciones que han solicitado ser amigos y amigas de otromundoesposible lo hacen por la concepción del mundo-entorno que aspiran muy legítimo y, todavía más, urgente. En esa red social, las cirscunstancia obligan a pasar de perfil a página web, sin que esa misma travesía suponga también que las amistades se trasladen al nuevo lugar de otromundoesposible. Con todo, resulta que ahora tenemos un perfil, que en breve no se podrán solicitar más acceso a amistades, y una recien página web. Todo ello en el caralibro, en el facebook.

Aquí en la bitácora, se seguirá desarrollando los principales textos, por eso he incorporado una funcionalidades para vuestro uso, si así lo consideraís. En cada texto, se puede clicar sobre el ya archifamoso “me gusta”; se incorporar dos módulos para compartir -y votar- en redes sociales; y, puedes incorporar tu opinión en los comentarios bien utilizando tu perfil en otromundoesposible o vinculado al de las redes sociales. Finalmente, al pie de cualquier texto publicado, aparecen una serie de recomendaciones para que puedas seguir accediendo a la lectura de textos relacionados.

Espero que te guste.

Ayúdanos a compartir este texto

Redes sociales: la revolución pacífica

| Josu Gómez Barrutia | Desde el correo electrónico.

Sin lugar a dudas, el siglo XXI nos deparará grandes desafíos en las estructuras socioeconómicas y políticas que en la actualidad rigen las relaciones entre sociedades e individuos. Retos que harán repensar, desde los flujos comerciales hasta el método de relación entre las personas. Vivimos así, en un mundo globalizado en donde si un taiwanés se resfría un sevillano se constipa, un planeta en donde la interrelación es tal que para bien o para mal la construcción de un mundo nuevo debe ir unida a una forja de voluntades entre la ciudadanía de cada parte del planeta.

De esta forma, el trabajo en red entre la sociedad civil y la clase política y económica es a todas luces la herramienta imprescindible para hacer posibles esas sinergias capaces de impulsar cambios de raíz. Revoluciones pacíficas que tendrán que fijar una tercera revolución industrial en donde el abandono del medio energético fósil de paso a las energías limpias como verdaderos motores de desarrollo económico que al mismo tiempo impulsarán la salvación global ante el calentamiento climático, modelo en definitiva de desarrollo sostenible, que si sabemos gestionar, podría permitir a continentes con gran potencial en energías de esta índole como el caso de África un desarrollo justo, igual y libre, una creación de riqueza que podría lograr esa ansiada desaparición real de la pobreza y la miseria de esa parte del mundo. Pero no sólo las transformaciones deberán de ser en el campo de la “economía verde”, sino de igual forma deberán extrapolarse al control de los flujos financieros y de la inversión en los países en vías de desarrollo. Toca ya replantear o sustituir el modelo de FMI por un modelo real que permita a dichos países no ser esquilmados con un colonialismo económico que como visado aduce el libre mercado. Frente a ello, deben de fijarse mecanismos de control que permitan que los capitales y las riquezas obtenidas en las plusvalías sirvan para retornar al país inversor de origen, pero en igual grado para permitir el desarrollo del lugar en! donde se da el beneficio, fijando para ello impuestos justos para todas aquellas corporaciones inversoras.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto

La cara oculta de Facebook

Las llamadas “redes sociales” son, en realidad, algo más – mucho más – que redes y sociales. Son, sobre todo, gigantescos repositorios de información controlada y gestionada por alguien distinto a sus titulares.

El reciente intento de Facebook (una de las redes sociales en internet) de hacerse con el control de toda la información que aloja – desde y para siempre-fracasó gracias a una amplia campaña de protesta en internet que denuncia que los gestores de esta red puedan hacer lo que les dé la gana, para siempre, sin permiso de los usuarios.

El mito de las “redes sociales” en internet se basa en la idea de que las redes son un espacio de libertad cuasi ilimitado. En realidad, no es así. El dueño de Facebook son los administradores de la red social: ellos deciden cómo, en qué condiciones y cuándo se puede acceder y salir de la misma. Así, el gestor – privado-del sistema opera como un poder constituyente – público-de la comunidad virtual. Sin ningún tipo de control público sobre su actuación. El único control posible es el de la propia comunidad capaz de forzar – como en Facebook-que el gestor se autolimite mediante mecanismos de autorregulación.

Sigue leyendo

Ayúdanos a compartir este texto