100 días para el Ministro de Trabajo

La cartera de Trabajo va a ser una de las más complicadas de gestionar, no solo por el conflicto abierto que tiene con los sindicatos sino también por las reformas que quedan por hacer: negociación colectiva, pensiones y políticas activas de empleo; pero sobre todo por la imperiosa necesidad de generar empleo. Leyendo la entrevista publicada en el diario El País, extraigo estas conclusiones.

I. El Ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, está a favor de la reforma laboral, hoy Ley 35/2010, que motivó la pasada huelga general del 29 de septiembre. Por lo tanto, el conflicto sindical lo sigue teniendo abierto. No es una cuestión menor recordar que las organizaciones sindicales exigen rectificación y a ésta, ni se le espera. De sus palabras se deduce una posible negociación del desarrollo de la ley.

II. Es un hombre que va más allá de tener el carné en la “mesilla de noche”. Es muy de su sindicato por el cual,  Gómez se mojó y se mojará. Este es el quit de la cuestión.

III. Al parecer hay un gran problema de comunicación de las cuestiones del gobierno. Gómez se suma a esta idea queriendo “explicar esa reforma”. Y a esto dos cosas: la primera, la reforma ya está explicada; y dos, lo que debería explicar el ministro es cómo va a recomponer el diálogo social y cuál será su formato, contenidos y tiempos.

IV. Ya sabemos que las reforma pendientes son imparables. Lo que todavía no sabemos son las propuestas del Ministerio de Trabajo para afrontar las reformas. Quizás su vecina, la Vicepresidenta II y Ministra de Economía, ya tenga clara las líneas del Ejecutivo.

V. Está bien eso de dar algún que otro titular como “La reforma de pensiones ha de ser pactada” y acto seguido imponer los cambios “en los convenios con o sin agentes sociales”.

Espero esos cien días para que pueda escribir otro texto enmendando mis errores.

Ayúdanos a compartir este texto

Trabajo infantil

“Los niños trabajadores exigen sus derechos. Las ONG piden que se regule el empleo infantil en vez de prohibirlo.” {más}

../..

Sindicatos de Niños. Hay una cierta hipocresía en la actitud de quienes, en nombre de los derechos de la infancia, proponen sanciones de distinto tipo para los padres que, en algunos de los países más pobres de la tierra, hacen trabajar a sus hijos menores de edad; o que plantean medidas de boicoteo para los productos -balones de fútbol, prendas de vestir- en cuya fabricación hayan intervenido niños.” {más}

../..

¿Cómo tengo que digerir esto? Que alguien me lo explique.

Ayúdanos a compartir este texto

El trabajo: utopía cotidiana

El trabajo: utopía cotidiana. Ettore Gelpi. Laboratori d’Iniciatives Sindicals i Ciutadanes. Ediciones del CREC.

Recopilación de artículos de Ettore Gelpi que destilan su pensamiento y su talante, para quien los protagonistas de la educación internacional son individuos en acción: personas adultas que participan en la formación, que trabajan individualmente o con instituciones educativas, organizaciones no gubernamentales, internacionales o regionales. Gelpi defiende un proyecto cultural alternativo al dominante en la creación social, el aprendizaje, la cooperación, el trabajo, la diversidad, que contribuya a conseguir una “humanidad más humana”, sin exclusiones ni subordinaciones. Reflexiona en este libro sobre diferentes temas: formación y empleo, universidad y sindicalismo, cooperación, racismo, división internacional del trabajo, ética y educación, globalización y complejidad.

Un texto que nos invita a pensar, un reto a la inteligencia y a la creatividad y de una abrumadora actualidad, buscando la eu-topía, el espacio de creatividad y utopía cotidiana. De aire desenfadado, su contenido es muy sugerente y de recomendada lectura, por clarificadora; incluso, para hacer un análisis crítico de conceptos y descubrir las relaciones entre economía, formación y ocupación y para profundizar sobre cómo los diferentes modelos económicos no pueden aislarse de propuestas educativas también opuestas.

Ayúdanos a compartir este texto

Mujeres y hombres en conflicto

trabajo, familia y desigualdad

Mujeres y hombres en conflicto. Trabajo, familia y desigualdades de género. Ana María Rivas y María José Rodríguez. Ediciones HOAC, colección materiales.

Las desigualdades de género evidentes en nuestra sociedad en el ámbito laboral, sindical, político o doméstico, no son más que una manifestación del Conflicto Social. Este libro pretende desentrañar sus verdaderas causas, que no se explican sólo por el género, sino por la forma en que el sistema capitalista organiza el trabajo (flexibilidad) impidiendo el desarrollo del ser humano varón o mujer, la vida de familia, y la vida de la comunidad, mostrando una verdadera contradicción entre la estructura productiva y la estructura familiar. ¿Qué consecuencias se derivan para las personas y las familias? ¿Es posible entender y vivir de otro modo las relaciones entre personas, familia y sociedad?

Desde estas claves, las dos sociólogas nos introducen en una publicación que nos apuntan que “reivindicar sólo el reparto de tareas está condenado al fracaso porque estaremos soslayando el problema de fondo que consiste en reivindicar varias cosas a la vez:

• Recuperar la importancia fundamental de la familia.
• Reivindicar los derechos familiares de las personas y los derechos sociales de las familias.
• Redefinir los roles que hombres y mujeres deben asumir para hacerlos posibles.
• Reivindicar un sistema productivo que posibilite el desarrollo personal del hombre y de la mujer y la decisión libre de constituir una familia sin ser penalizados por ello”.

Si te interesa, aquí lo puedes comprar.

Ayúdanos a compartir este texto